Aldonza Villalobos. Gobernadora de la Isla Margarita

La mujer española en América. Siglo XVI (VIII)

Aldonza Villalobos
Aldonza Villalobos

En las décadas centrales del siglo XVI, la isla Margarita fue gobernada por una mujer, Aldonza Villalobos, durante la mayor parte de su vida. En esta entrada veremos cómo fue la vida de Aldonza y todas las dificultades que pasó para mantener su cargo de gobernadora y para desarrollar la vida y el comercio en este enclave de la corona española.

Pero antes de comenzar a analizar todos los elementos de la vida de nuestra protagonista, vamos a introducir algunos datos de importancia sobre la isla Margarita.

Aldonza Villalobos
Aldonza Villalobos

La isla Margarita está situada en el Caribe, enfrente de la actual costa de Venezuela. El archipiélago está formado por una isla Margarita, que es la isla más grande del Caribe venezolano, con 1062 Km2 y dos pequeñas islas situadas en el sur, Cubagua y Coche.

Fue descubierta para los castellanos por Cristóbal Colón en su tercer viaje, el 15 de agosto de 1498, viaje en el que también llegaron a las costas del Caribe.

Fue bautizada por Colón como La Asunción, pero fue rebautizada al año siguiente por Pedro Alonso Niño (Moguer, actual provincia de Huelva c 1468- Santo Domingo, 1502) y Cristóbal Guerra (nacido en Triana y fallecido en Cartagena de Indias en 1504) como La Margarita

Según Alejandro Von Humboldt, a la llegada de los españoles, la isla Margarita estaba habitada por los guaiqueríes, que serían parte del pueblo warao venezolano, que habita en el delta del río Orinoco.

La importancia de la isla Margarita radica en las perlas que podían ser extraídas de las profundidades del mar que rodea la isla. Los collares formados por esas perlas eran muy cotizadas por la clase alta europea y americana del momento, que pagaba auténticas fortunas por conseguir esas perlas.

Las perlas eran extraídas por los indígenas que eran capturados como esclavos, bien originarios de la isla Margarita y alrededores, o bien del continente. Ean expertos buceadores y podían sumergirse a pleno pulmón debajo del agua durante varios minutos.  A pesar de ello, el trabajo era inhumano y la gran mayoría de “buscadores” de perlas terminaban falleciendo, ya que realizaban muchas inmersiones cada día, y terminaban muriendo con los pulmones encharcados.

Aldonza Villalobos era hija de Marcelo Villalobos (Sevilla c. 1480- Santo Domingo, 25 de julio de 1526) y de Isabel Manrique. Marcelo estudió leyes en la Universidad de Salamanca y ejerció el oficio en Jerez de la Frontera.

El 5 de octubre de 1511, la Corona española creó Audiencia y Juzgado en la isla de la Española, como parte del desarrollo de los Pleitos Colombinos entre el heredero de Colón, su hijo Diego Colón, y la Corona.

Al día siguiente, Marcelo Villalobos fue nombrado Juez de Apelaciones de la nueva Audiencia recién creada, junto a Juan Ortiz de Matienzo y Lucas Vázquez de Ayllón, con un sueldo de 150.000 maravedíes y 200 indios de repartimiento para cada uno.

El matrimonio se embarca rumbo al Nuevo Mundo en 1512 y Marcelo toma posesión de su cargo el 9 de julio de 1512. Este puesto hizo que Marcelo Villalobos fuera durante años unos de los hombres más poderosos de la América colonial española.

Alrededor del año 1520, Marcelo observa las enormes posibilidades económicas que la isla Margarita podría reportarle y comienza a negociar con la Corona española para conseguir que la Corona le otorgara la gobernación de la misma.

El 18 de marzo de 1525, la Corona española concede a Marcelo Villalobos la capitulación para controlar y poblar la isla Margarita. Para ello, Marcelo tenía la obligación de fundar una ciudad con al menos 20 familias y de ayudar al desarrollo económico de la isla.

Es nombrado Gobernador de isla Margarita, dependiente de la Real Audiencia de Santo Domingo. Además, y de manera bastante inusual, le conceden también la potestad para nombrar a su sucesor en el cargo. Marcelo nombra sucesora a su hija Aldonza, que había nacido en Santo Domingo en el año 1520, y que por tanto contaba en esos momentos solamente 5 años de edad.

Al año siguiente, Marcelo fallece cuando estaba preparando la primera expedición de colonos que iba a asentarse en la nueva gobernación. El gobierno de la misma recae momentáneamente en su viuda Isabel, ya que su hija es menor de edad y obviamente no está capacitada para ejercer el gobierno de la isla.

A pesar de ser mujer y de ser una niña, el rey Carlos I no tiene ningún problema en confirmar que es ella la dueña de la Capitulación, que se firmó el 13 de junio de 1527, siendo la misma tutorizada hasta su mayoría de edad por su madre.

Isabel Manrique y su hija siguen viviendo en Santo Domingo, mientras que el gobierno efectivo de la isla recae en Pedro de Villardiga o Pedro de Villadiego (Prádanos- Burgos, 1483- Santo Domingo c. 1530), hombre de confianza del matrimonio Villalobos-Manrique, con el cargo de Teniente Gobernador.

El tándem Manrique-Villardiga se esforzará en atraer colonos a la isla que pretendieran asentarse allí definitivamente y así procurar que el asentamiento castellano en la isla se consolidara. Además, creó una cabaña ganadera y construyó una fortaleza para defenderse de posibles ataques provenientes del mar.

Pero, los pobladores de la cercana isla de Cubagua querían hacerse con el monopolio del comercio y explotación de las perlas. Para ello, comienzan una campaña de desprestigio hacia Isabel Manrique, acusándola de no ejercer bien el gobierno. En 1532, esta campaña de desprestigio surge efecto y una Real Cédula ordena que el gobierno de la isla Margarita sea ejercido por las autoridades de Cubagua.

En 1535, Aldonza Villalobos, con unos 14 o 15 años de edad, se casa en Santo Domingo con Pedro Ortiz de Sandoval, que había participado anteriormente en la conquista del Perú.  Desde un primer momento, Ortiz de Sandoval se dedica en cuerpo y alma a intentar reestablecer a su mujer en el gobierno de la isla Margarita. Consigue que se abra un pleito que concluyó con una sentencia del Consejo de Indias en 1539, que resolvió la disputa a favor de nuestra protagonista, reconociéndole todos sus derechos sobre la isla Margarita y ordenando que fuera restituida como gobernadora de la isla.

A pesar de esta sentencia favorable, Aldonza tardó otros tres años más en recuperar lo que le pertenecía legítimamente, y no comenzó a ejercer su cargo de gobernadora efectivamente hasta el año 1542.

Aldonza siguió viviendo en Santo Domingo, mientras delegó el gobierno efectivo de la colonia a varios Tenientes-Gobernadores. La isla floreció poblacional y económicamente durante las dos décadas siguientes.

Entonces la vida de nuestra protagonista y de todos los que vivían en la isla Margarita cambió radicalmente con la llegada a la isla de Lope de Aguirre, apodado “El Loco” o ”El Tirano”, uno de los conquistadores del siglo XVI más sanguinarios, y que instauró un régimen de terror en la isla.

Lope de Aguirre había participado en la conquista del actual Perú y en las guerras civiles entre conquistadores una vez finalizado con el imperio inca.

En 1560, el Virrey Andrés Hurtado de Mendoza (Cuenca, España, 1510- Lima, 14 de septiembre de 1560), poco antes de fallecer monta una expedición para buscar una mítica ciudad hecha de oro escondida en la selva del Amazonas, que los castellanos llamaban El Dorado.

Lope de Aguirre se embarca en esta expedición junto a su hija mestiza Elvira. La expedición es comandada por Pedro de Ursúa y comenzó el 26 de septiembre de 1560.

Lope de Aguirre lidera el derrocamiento y asesinato de Ursúa primero, y poco más tarde del sucesor de Ursúa, Fernando de Guzmán, para conseguir alzarse con el mando de la expedición.

Posteriormente, los expedicionarios, ya al mando de Aguirre, llegan a las costas del Océano Atlántico tras navegar el río Orinoco. Durante la travesía, las tropas de Aguirre hacen auténticas salvajadas entre los indios que se encuentran a su paso.

En julio de 1561, la expedición arriba en la isla Margarita. La isla estaba comandada por Juan de Villadrando, marido de Marcela Villalobos, la hija de Aldonza, por mandato de esta. Villadrando no se imagina el caos que se le venía encima. Nada más pisar la isla, Aguirre manda apresar al Teniente Gobernador y a todas las autoridades de la isla.

Aguirre terminó asesinando a Juan de Villadrando y a unos 50 vecinos de la isla Margarita antes de marcharse a Tierra Firme, donde poco después llegó incluso a matar a su propia hija, para enseguida ser abatido por dos de sus expedicionarios, que tras matarlo desmembraron su cuerpo. Una vez solventada la terrorífica visita de Lope de Aguirre, la vida volvió a la normalidad en la isla.

Posteriormente, en 1565, nuestra protagonista se traslada a Madrid junto a su hija y sus nietos. Ya una vez instalada en España, Aldonza pide al Consejo de Indias la Gobernación de la isla Margarita para su nieto Juan Sarmiento de Villandrando, primogénito del matrimonio entre su hija Marcela Villalobos y Juan de Villandrando. La petición tardó en ser aceptada y fue finalmente concedida el 6 de diciembre de 1575. En esa Real Cédula, era nombrado Gobernador de la isla Margarita Miguel Maza de Lizana, segundo esposo de Marcela Villalobos, hasta que el hijo de esta alcanzara la mayoría de edad.

“Real Cédula a Juan Sarmiento de Villandrado que está presto a cumplir veinticinco años, por la que declara que desde comienzos del año de 1583 pueda servir el cargo de gobernador de la isla Margarita en virtud del título que tiene por cuanto consta tener edad legítima para ello«

La otra petición que Aldonza hizo llegar al Consejo de Indias fue la de que la isla Margarita tuviera un obispado propio. Las autoridades eclesiásticas de Santo Domingo se rebelaron en contra de esta petición, ya que argumentaban que el futuro obispado de Margarita interferiría en sus competencias. Finalmente, Aldonza no conseguiría el deseado obispado para su isla.

Nuestra protagonista fallecía en Madrid el 10 de octubre de 1575. Su nieto la sustituyó efectivamente en el cargo de Gobernador de la isla Margarita a partir del año 1583 hasta el año 1593.

Sin contar con los años en los que fue menor de edad, y los años en los que ella y su marido estuvieron pleiteando por recuperar sus legítimos derechos sobre la Gobernación de la isla Margarita, Aldonza Villalobos ejerció el cargo de gobernadora durante 33 años. Una mujer, en el machista siglo XVI castellano y americano, había ejercido el poder sobre uno de los territorios más importantes económicamente de toda América durante algo más de tres décadas.

Las crónicas de la época hablan de una eficaz administración de la colonia por parte de nuestra protagonista. Gracias a su buen hacer, se introdujeron en la isla la caña de azúcar y el cereal, que cumplimentaron los pingues beneficios que el comercio de perlas aportó a los castellanos asentados en la isla y a la Corona española durante los siglos de dominio español de este enclave caribeño.

Bibliografía

Hernández Garvi, J.L. (2014): “Adonde quiera que te lleve la suerte”. La apasionante aventura de las mujeres que descubrieron y colonizaron América. Editorial EDAF. Madrid.

Hidalgo Pérez, E (2017): “Marcelo de Villalobos: el primer gobernador de la isla Margarita. ArtyHum: Revista Digital de Artes y Humanidades Nº 33 pp. 109-135.

Hidalgo Pérez, E (2017): “Isabel Manrique, historia de una gobernadora regente en América. ArtyHum: Revista Digital de Artes y Humanidades Nº 37 pp. 68-91

Pumar Martínez, C (1988): “Españolas en Indias. Mujeres soldado, adelantadas y gobernadoras”. Biblioteca Iberoamericana. Ediciones Anaya. Madrid.

 

En la próxima entrada continuaremos con el serial de culturas precolombinas. En la segunda entrada, analizaremos todos los elementos característicos de la cultura Olmeca, cultura del periodo preclásico, ubicada principalmente en los actuales Estados mexicanos de Veracruz y Tabasco.

mm

Master en archivística por la UNED. Licenciado en Historia por la Universidad de Cádiz.

Especialista en Paleografia y Diplomática.

¿Qué te ha parecido?

(0 votos - Media: 0)