Una apuesta por el pensamiento joven

“Iberoamérica Social pretende ser ese espacio, en el cual la brillantez de la juventud se exprese libremente y se combine con el saber de destacados y experimentados intelectuales, para conseguir una valiosa mezcla que cimiente un diálogo de calidad entre profesionales de todas las edades y países de la región.”

La participación de la juventud en las labores intelectuales y académicas no es suficiente. Con un amasijo de apatía, inseguridades y un adultocentrismo impuesto, el pensamiento joven es marginado. Pese a que la realidad demanda más de nosotros en este y todos los campos, existen pocos espacios que fomenten a las personas jóvenes interesada  en las problemáticas sociales, participar de los debates académicos y políticos.

El peso demográfico de la juventud es considerable, lo que la convierte en un actor preponderante. En la actualidad, según estimaciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas, el grupo compuesto por la niñez y la juventud constituye la mitad de la población mundial. Asimismo, datos de la Organización Iberoamericana de Juventud señalan que la población joven, entre los 15 y 29 años, representó el 25,5 % del total de la población regional en el 2010. Ello sin tener en cuenta que existen países en los cuales se es joven hasta los 35 años. Lo que convierte a este grupo etario en clave para el progreso de nuestros países.

Como sujetos estratégicos del desarrollo, es preciso que seamos tomados en cuenta en las discusiones públicas en todas sus aristas: económicas, políticas, sociales, ambientales y de género. De manera que es imperioso un espacio para dar voz al intelecto de la población joven iberoamericana, interesada en externar sus reflexiones del acontecer en nuestras sociedades, a través de las herramientas académicas que la ciencia social nos brinda y haciendo uso de las facilidades que las nuevas tecnologías proporcionan.

La labor intelectual de la juventud como deber y derecho. La libertad de pensamiento, de expresión y la participación política de la juventud, están garantizados en los diferentes marcos legales nacionales y normativas internacionales como la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes. Resulta menester entonces incentivar a los jóvenes a ejercer estos derechos y participar en esta tarea, con sus valiosos aportes.

Las perspectivas de la juventud son imprescindibles, no solo porque un mundo diverso y pluralista así lo demanda, sino también porque representamos parte importante de la población mundial actual. Las nuevas tecnologías facilitan el intercambio de conocimientos y la innovación intelectual para expresar nuestras visiones de las realidades sociales y políticas de los países iberoamericanos.

Iberoamérica Social pretende ser ese espacio, en el cual la brillantez de la juventud se exprese libremente y se combine con el saber de destacados y experimentados intelectuales, para conseguir una valiosa mezcla que cimiente un diálogo de calidad entre profesionales de todas las edades y países de la región.

La juventud debe ser el pensamiento del presente iberoamericano, no solo del mañana. “La juventud, en todas partes, es atrayente, animosa y vencedora” Rubén Darío.