Teoría y métodos en las Ciencias Sociales y en la Ciencia Política

A fines del siglo XIX y en los primeros años del siglo XX  los grandes temas de la ciencia política giraban en torno a la justicia, el derecho, la sociedad, la soberanía, y el estado. Es decir sobre cuestiones de carácter filosófico, interpretativo, axiológico e histórico. Esta forma de interpretar la ciencia política fue una interpretación de los textos de la filosofía moral y de la filosofía política.

Esta primera corriente de la ciencia política se identificaba con la interpretación de la historia del pensamiento político desde  los grandes filósofos, por lo tanto su método se basaba en analizar sus ideas, su significado, la perspectiva histórica de sus discursos. El objeto de estudio de esta primera ciencia política consistía en el estudio de la evolución histórica de conceptos como democracia, estado, política, igualdad, gobierno, etcétera.

La ciencia política es una disciplina dividida en dos vertientes irreconciliables (según Almond). En la primera vertiente se presentan dos polos de un lado está la corriente blanda representativa de los estudios de carácter descriptivos, con un enfoque interpretativo y con explicaciones basadas en la filosofía política. Y del otro lado, en la corriente dura, encontramos los estudios de corte cuantitativista, con análisis de tipo matemático y econométricos, y de base estadística.

En la otra vertiente se distingue la dimensión ideológica, donde existen cuatro grupos bien identificados con la tradición marxista: los ortodoxos, los teóricos de la política crítica, los de la teoría de la dependencia, y los teóricos del sistema mundial. Este grupo de teóricos rechazan la posibilidad de separar el conocimiento de la acción, ven al científico político comprometido con la acción para lograr un cambio radical, bregando por la construcción y llegada del estado socialista. En este extremo encontramos los teóricos de izquierda.

Mientras que en el lado conservador se encuentran estudiosos interesados en temas como la economía de libre mercado y la restricción de los poderes del estado y una política exterior agresivamente anticomunista. Este sería el lado derecho del arco ideológico.

Otra teoría importante en la ciencia política, entre los años 50 hasta los 70, y que tuvo su influencia fuerte y su fuerza explicativa para ciertos problemas, es la teoría de la elección racional. Esta teoría se empleo de manera directa para procesos de competencia electoral y política y también los conceptos de liderazgo se analizaron a la luz de negociación, intercambio e incentivos.

Esta podemos decir que fue la era dorada de la derecha conservadora de las corrientes de la ciencia política, allí se aplicaron todos los principios económicos al análisis de los fenómenos políticos.

La fuerza de esta teoría radica en su sencillez y precisión de sus postulados con los cuales se prestan conceptos y proposiciones formas y de las ciencias matemáticas para el análisis de los fenómenos políticos. Asimismo la debilidad de esta teoría está en que no tiene en cuenta en sus explicaciones el carácter variado y complejo de los propósitos de la naturaleza humana.

La ciencia política adopto las características metodológicas y de organización de la ciencia, institutos de investigación, presupuestos en gran escala, el uso de métodos estadísticos y matemáticos, etcétera.

La ciencia política ha prosperado materialmente pero no puede alcanzar una independencia y reconocimiento de la autonomía de otras ciencias y lograr su especificidad fuera y alejada de la influencia del derecho, de la economía, etcétera que constantemente invaden su campo de acción.