Tecnologías emergentes en la agricultura: las denominadas AgroTIC del nuevo milenio

Rodrigo Ramírez Autrán
En colaboración con
Gloria Laura Cariño Huerta¹

Como respuesta a una serie de problemas que aquejan el mundo contemporáneo, como la sobre la mega explosión demográfica urbana, así como a la carencia de recursos naturales y económicos, en el mundo encontramos que han prosperado desde hace poco más de 30 años una serie de planes mundiales de desarrollo con el objetivo de cambiar el rumbo de las ciudades y orientarlas a un crecimiento más “razonado”. Para cumplir con las promesas del nuevo siglo XXI y lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio ONU, se dictaron las bases para lograr el objetivo principal que consiste en erradicar la pobreza extrema y el hambre.

Según la ONU, las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de diferentes esferas de la vida humana. En ese tenor cabe mencionar que diversos organismos internacionales han puesto la mirada sobre América Latina en el tema de la sustentabilidad y la capacidad de crear un crecimiento más adecuado. Uno de ellos es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) nombrando en 2014 a la región como “la despensa del mundo” (BID 2014:7). Según esta institución la región conformada por América Latina y el Caribe (ALC) “es rica en tres de los ingredientes más importantes para la agricultura: tierra, agua y hábitat natural. La región de ALC posee un tercio de los recursos de aguadulce del planeta, más que cualquier otra región en desarrollo si se mide sobre una base per cápita.

Las denominadas AgroTIC son “aquella oferta tecnológica o segmento vertical de aplicaciones informáticas, electrónicas y de comunicación orientado a administrar, almacenar, transmitir y hacer interactuar la información generada a todo nivel por la actividad del sector y su escenario territorial, en función de mejorar la gestión de los procesos productivos y comerciales de los bienes que de dicha actividad surgen, así como de mejorar las condiciones tecnológicas del entorno en el cual ocurren” (Bosh, 2008: 12).

Dichas tecnologías están inmersas dentro de un paradigma más amplio denominado  e-agriculture o e-agricultura.  Como ejercicio de mejora global, por ejemplo e-Agricultura² es una comunidad de práctica en donde personas de todo el mundo intercambian información, ideas y recursos sobre el uso de las TIC para la agricultura sostenible y el desarrollo rural.

Con más de 11,000 miembros de 160 países y territorios, la comunidad se compone de individuos de varios campos, tales como especialistas de información y comunicación, investigadores, agricultores, estudiantes, responsables políticos, empresarios, y profesionales de desarrollo, entre otros.

agroticPara la FAO, la e-agricultura es un campo emergente se centra en la mejora del desarrollo agrícola y rural a través de mejora de los procesos de información y comunicación. Más específicamente, e-agricultura implica la conceptualización, diseño, desarrollo, evaluación y aplicación de formas innovadoras de utilizar las TIC en el ámbito rural, con una primaria centrarse en la agricultura.

Dicha oferta de servicios TIC, actúa donde existen tecnologías de gestión operativa, empresarial, de coordinación técnica o entre actores de la cadena o de un mismo eslabón, e información dispersa o sin utilizar que puedan ser mejoradas y aprovechadas por aquellas; también donde existen comunidades y espacios vinculados directa o indirectamente a la actividad agroindustrial / agropecuaria, que forman parte de su entorno geográfico. De la misma manera, pueden contribuir a la investigación aunado al desarrollo agronómico agro-biotecnológico y veterinario. Es decir que las prestaciones posibles son múltiples y mejorables, lo que plantea un universo de aplicaciones muy extenso, con posibilidad de interacción entre ellas.

El tipo de aplicaciones al que apuntan las TIC, por tanto, parecen estar relacionadas con todas aquellas actividades que pudieran ser mejoradas y agilizadas tecnológicamente, refiriéndonos a instancias de análisis de resultados y evaluación de estrategias, procedimientos operativos rutinarios, almacenamiento de información, de interacción de datos entre distintas fuentes o de grandes masas de datos, transmisión instantánea de información a distancia y otras. En este sentido, las aplicaciones posibles son muchas, se van renovando conforme la evolución, así como a la estructura del sector, por lo que parece necesario analizar en cada caso las demandas tecnológicas potenciales/existentes de los distintos actores de la trama productiva agroindustrial.

agrotic-2Pero además, las AgroTIC pueden tomar la forma de servicios tanto como de productos, con lo cual en buena parte todas sus especificidades más allá de las variantes tecnológicas están definidas por los tipos de actividades a las que asisten, lo que lleva a pensar que de acuerdo a la magnitud y la diversidad de las tareas necesarias –que en el caso de TIC para actividades comerciales, está muy determinada por el modelo de negocio de cada cliente-, ésta es una actividad que se define más por una lógica de servicios cliente por cliente que por una lógica de productos genéricos.

Especialistas en el tema (Bosh, 2008; Rodrigues, 2012; Palmer, 2012) han enfatizado la importancia de las tecnología emergentes en el desarrollo sostenible del sector agrario, mismo que está fuertemente relacionado con lograr una modernización de la agricultura que le permitiera ser a los productores más competitivos en los mercados, más sustentable en el manejo de los recursos naturales, desarrollas esquemas más equitativos e incluyentes en la distribución de sus beneficios, de manera que contribuya a la gobernabilidad de la sociedad, para que el modelo se pueda sostener en el tiempo.

agrotic-3En cuanto a las TIC como herramienta de apoyo para la agricultura y el desarrollo rural, se ha dicho que, en un entorno político propicio es necesario si se quiere fomentar el uso de la TIC para mejorar las oportunidades de sustento en el ámbito rural. Se hace necesario el uso de estándares comunes y de sistemas compatibles para lograr que la información sea fácilmente accesible para los usuarios finales.

Por ello, podemos decir que las AgroTIC como área de conocimiento y campo de acción son una gran matriz que requiere de una alta capacidad socio-técnica de análisis y prospección e ingeniería, capaz de construir una visión sistémica, así como de su proyección futura y de una recurrente actualización. Dicha visión será la base para elaborar recomendaciones y de esta manera integrar políticas públicas al sistema. Algunos de los consejos que se ofrecen a lo largo de la literatura especializada en el tema, nos dicen, que esto se puede lograr siempre y cuando se lleven a cabo algunas líneas de acción necesarias:

• Elaborar diagnósticos de nivel nacional y regional.
• Constituir equipos interdisciplinarios de prospectiva en AgroTIC.
• Ampliar el campo de aplicación TIC de lo agrícola a la agroindustria.
• Encarar planes de formación de profesionales “híbridos” (agro-informáticos, agro-electrónicos, agro-robóticos, entre otros).
• Instruir continuamente a los usuarios de los proyectos para el futuro.
• Construir una fuerte institucionalidad científica y tecnológica.
• Generar un espacio regional de innovación aprovechando los instrumentos institucionales existentes o creando nuevos.

¹ Asistente de investigación en el centro público Infotec-CONACyT.

² http://www.e-agriculture.org/es