Marielos y los dinosaurios No es un regreso a los años 70. En realidad, nunca fueron plenamente superados.

Las estrategias de intimidación contra quienes trabajan por avances tan importantes como el establecimiento de un mejor sistema de justicia y contra la impunidad, nunca han desaparecido.  Todo lo contrario, parecen intensificarse a medida que comienzan a verse los primeros resultados del esfuerzo de la población civil por defender sus derechos por medio de acciones concretas. Por una razón lógica derivada de su influencia, algunas de las víctimas favoritas de tales campañas son los miembros de la prensa nacional, con especial énfasis en quienes no se dejan corromper. A ese honorable grupo de colegas pertenece Marielos Monzón, cuya trayectoria ha destacado por su valentía y una incansable búsqueda de la…

Hacia una historiografía contra el poder La crítica del poder le viene a Foucault desde un punto de vista mucho más personal que a los autores que podríamos denominar clásicos.

Siguiendo con la línea de anteriores escritos sobre el tema del sistema de producción occidental1Gómez Motos, E.A: El individuo frente a su Historia más actual. 2015., y de los sistemas filosóficos de la modernidad2Gómez Motos, E.A: Filosofía, conciencia e inconsciencia durante el siglo XX. 2016., algunos de los cuales se asientan sobre la teoría crítica fundamental al sistema de producción capitalista en general (esto es, el antagonismo burguesía-proletariado en Marx, algo más compleja en autores posteriores o contemporáneos como Jurgen Habermas3En base fundamentalmente a los estudios sobre El Capital.), no puedo menos que echar una ojeada histórica sobre los análisis que algunos grandes filósofos del siglo XX hicieron sobre los…

La plaza y los dineros malgastados La inmensa riqueza de Guatemala desaparece como agua por la alcantarilla.

La semana pasada estuvo tormentosa. No solo por los aguaceros de la temporada sino por la abundancia de sucesos de impacto como la solicitud de extradición de la ex vice presidenta, la interminable cadena de asesinatos cuya constante ha llegado a anestesiar nuestra sensibilidad al punto de formar parte de la rutina, decomisos de droga y destrucción de enormes plantíos de amapola en el contexto de un estado de sitio. A lo anterior se sumó la iniciativa de los diputados de aumentar sus ingresos decidiendo por sí y ante sí –con el aval otorgado por su situación de legisladores- un privilegio más y, por tanto, una mancha adicional en su…

Estados Unidos y los crímenes de odio

Durante el mes de abril Sheila Abdus Sallaam de 65 años, primera jueza musulmana de Estados Unidos y la primera afroamericana en la corte de apelaciones de New York, -luego de ser reportada por su familia como desparecida- fue hallada flotando en el rio Hudson. De forma apriorística la policía descartó una causa criminal en su muerte e incluso atribuyó la misma a un suicidio, sin embargo, tras la realización de la autopsia -en la que se encontró agua en sus pulmones y heridas en su cuello- aumentaron las sospechas de homicidio. Ahora bien, haciendo un ejercicio hermenéutico de escucha y sospecha (en términos ricoeurtianos), ¿En una sociedad patriarcal en…

El privilegio de vivir Rodeados de maldad y violencia, quisiéramos refugiarnos en el limbo del no saber.

Más de una vez me han criticado por exhibir y denunciar la violencia en mis redes sociales y más de una vez he visto cómo el afán de no saber, modera y neutraliza el impulso natural de las personas sumergiéndolas en una aceptación muda de lo inaceptable, en un silencio ominoso capaz de sepultar  su instinto de supervivencia  como si el horror del crimen impune fuera una maldición inevitable, impuesta por alguna fuerza superior. La exhibición de la realidad no es el juego irresponsable de periodistas y comunicadores sensacionalistas. Cuando ponemos la violencia frente a la sociedad –esa que nos acecha a cualquier hora del día sin haber mediado provocación…

La cultura del verbo Cuán fácil es opinar para resguardar lo propio y despedazar lo ajeno.

Una de mis experiencias más dolorosas ha sido observar a través de la televisión las horrendas escenas en donde aparecen los cuerpos quemados de 41 niñas en un hogar de refugio para menores, administrado por el Estado de Guatemala. Entonces pienso en quienes lo vivieron de cerca, en esos policías y monitores apostados frente a las puertas del salón en llamas porque quizá algún superior en el mando les dio la orden de no abrirlas. Pienso en los verdaderos responsables de esas muertes tan crueles como injustas y me pregunto si serán capaces de conciliar el sueño o de mirar a sus hijos a los ojos con la mirada limpia…