Revolcones de vida Por un pensamiento mestizo

Sólo la Antropofagia nos une. Socialmente. Económicamente. Filosóficamente. Única ley del mundo. Expresión mascarada de todos los individualismos, de todos los colectivismos. De todas las religiones. De todos los tratados de paz. Tupi, or not tupi that is the question. Contra todas las catequesis. Y contra las madres de los Gracos. Sólo me interesa lo que no es mío. Ley del hombre. Ley del antropófago.1Oswald de Andrade: En Piratininga, Año 274 desde la deglución del Obispo Sardinha por los Caetés. Revista de Antropofagia, Año 1, Nº1, mayo de 1928. Según el vanguardista brasileño Oswald de Andrade, somos antropófagos por naturaleza. Nos vamos consumiendo unos a otros en una dinámica continua…

Las alturas del Olimpo Nunca más evidentes las distancias sociales como cuando se cree en las diferencias

Cuando recién llegada a Guatemala me invitaron a una cena, decidí que lo mejor para halagar a mis anfitriones sería lucir una exquisita prenda bordada por una mujer del altiplano, región en donde me había encandilado el derroche de color y delicadeza de los textiles indígenas. Craso error. Al recibirnos, la señora de la casa me miró de arriba abajo y con un tono condescendiente me dijo: “Querida, como eres extranjera, te voy a explicar que “eso” no se usa en nuestros círculos”e. Dicho lo cual dio mdia vuelta y me guió hacia el salón en donde estaban las demás señoras. Las que no se mezclaban con los hombres porque…

Violencia, marca de identidad

Eso en que hemos convertido las relaciones y la naturaleza, habla por sí solo. No es necesario escarbar demasiado para ver las manifestaciones de esa fascinante estructura de instintos e impulsos, deseos y rechazos propios de nuestra naturaleza imperfecta. Estamos constituidos de odios y amores, dependencias y apetitos, girando en torno a un egoísmo difícilmente controlable. ¿Qué nos impide actuar como seres primitivos, sino el miedo a las consecuencias? El amplio panorama de la historia pasada y presente es un gran tratado sobre la violencia y el ansia de poder, pero especialmente sobre los mecanismos de represión -más o menos efectivos- sobre una Humanidad abandonada a sus deseos. Las religiones…

Un llamado a la cordura

Cuando perdemos la capacidad de comprender al otro, hemos perdido también todo sentido de comunidad. Vivo conectada a las redes sociales. Se ha transformado en un escenario paralelo que fluye simultáneo y cercano, pero a la vez inalcanzable. En esos espacios todo sucede: las frustraciones, las alegrías, sentimientos íntimos, acontecimientos importantes de personas desconocidas; y aquellas nimiedades… esas insignificancias absurdas que no merecen ser compartidas. Todo adquiere un tono de realismo imposible de comprobar, pero rebota y se multiplica inevitable y constante en la línea del tiempo. Pertenezco a esa generación de las cosas concretas, reales, que se podían tocar y cuya existencia era innegable. El teléfono era un aparato…

La trampa

Un amanecer de más   Aquella mañana amaneció diferente. Todo el cielo estaba como oscuro, muestra clara de la lluvia torrencial que se había manifestado la noche anterior. Un murmullo atormentador me recordaba que debía alzarme sobre mis piernas y comenzar la marcha como todos los días en esta ciudad que es como cualquier otra en cualquier lugar. Un café bien caliente, con su queso a medio quemar y casi derretido, sujetado por una marraqueta partida en dos, sería la mejor propuesta para mejorar esta mañana de porquería. –Me dije a tono alto–, como si mi propia voz me fuera a responder. Alucinación perfecta. Nadie me contestó. De pronto me…