Sobre el Congreso Internacional organizado por ADHILAC

El pasado mes de septiembre, concretamente los días 18, 19, 20 y 21, tuve el placer de participar en el congreso organizado por la ADHILAC (Asociación de Historiadores  Latinoamericanos y del  Caribe), que se celebró en la impresionante Universidad de Viena (Austria) –una de las universidades más antiguas en Europa, fundada en 1365–. El congreso, de carácter internacional, centró su temática en “El congreso de Viena y su dimensión global” pues precisamente este año se cumplen 200 años desde que se inició dicho congreso en la capital austriaca. Como muchos supongo que sabrán, el Congreso de Viena fue un encuentro internacional, convocado con el objetivo de restablecer las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón I y reorganizar la forma de las ideologías políticas del Antiguo Régimen, y que se llevó a cabo del 1 de octubre de 1814 al 9 de junio de 1815.

El carácter internacional del mismo hizo que el congreso se convirtiera en un macro encuentro de historiadores de cada punto del mundo, y estuvo organizado de tal manera que había diversas secciones paralelas que trataban sobre varias cuestiones, pero siempre teniendo en cuenta la temática central. De esta manera cada uno podía elegir a qué conferencia asistir en función de sus intereses. Por nombrar algunas, había secciones dedicadas al tráfico de esclavos y su abolición, al impacto de la Revolución Francesa y la política napoleónica, a los imperios e imperialismos, a los procesos de independencia en América del Sur frente al Congreso de Viena, etc. Aunque podría decirse, casi sin duda alguna, que la temática estrella fue la de la esclavitud a la cual se le dedicó varias secciones, mesas redondas –yo asistí a una de ellas y fue muy interesante, aunque algo densa para los neófitos del tema como yo–, e incluso se presentó la publicación de nuevos trabajos sobre ello.

Alejandra-comunicación
Yo, en plena comunicación

Yo participé, sin embargo, en la sección dedicada a “Visiones y mitos autóctonos a finales del colonialismo español y los comienzos de la era republicana”, con una comunicación titulada “La reactivación del mito de los patagones en el período finicolonial”, que entra en la temática de la tesis doctoral que estoy elaborando sobre los “Monstruos en la Monarquía Hispánica en la Edad Moderna”. Concretamente en mi comunicación expliqué cómo el mito de los patagones pareció reactivarse en un periodo que se ha catalogado como “Segunda Era Colonial” en la que Francia e Inglaterra se lanzaron en una carrera colonial de territorios vagamente explorados. Concretamente, en mi trabajo, me centré en la lucha por las Islas Malvinas y cómo se hizo uso del mito de los patagones como instrumento de distracción de las estrategias geopolíticas. Por último, no pude dejar de mencionar las expediciones científicas llevadas a cabo por la corona española en la segunda mitad del siglo XVIII, y muy especialmente la de Alejandro Malaspina. Los resultados de estos, publicados años después de que la expedición terminara y tras la encarcelación de Malaspina, ofrecían ya una imagen más “civilizada” de una población indígena que durante años había sido catalogada como de “gigantes”.

Sala donde se firmaron las actas del Congreso de Viena.
Sala donde se firmaron las actas del Congreso de Viena.

En mi mesa también participaron mis compañeros Marina Camino Carrasco, con una interesantísima comunicación sobre la visión indígena en la historiografía jesuita, y el profesor Alberto Gullón Abao  que habló sobre la imagen de los pueblos americanos a través de la Encyclopedie des voyages (1798) de Grasset S. Saveur. He de admitir que el número de asistentes fue discreto, pero por otro lado esto favoreció que surgiera un interesantísimo debate posterior, en el que historiadores latinoamericanos y españoles analizamos el nuevo interés por el estudio de la imagen de América y los americanos por parte de los historiadores europeos. Muy especialmente centró nuestra atención la renovación de los estudios americanistas en la Universidad de Cádiz, influida, quizás, por el proceso de la Constitución del doce que aún nos dura. Sin duda alguna, tantos mis compañeros como yo, disfrutamos muchos intercambiando opiniones y visiones, y pudimos sentirnos satisfechos del trabajo bien hecho.

Documentos Congreso Viena
Documentos sobre el Congreso de Viena

Por último, no puedo dejar de mencionar la oportunidad que tuvimos de hacer turismo por una de las capitales más bonitas de Europa. Especialmente disfruté muchísimo de las visitas al Palacio Höfburg, al Palacio Schönbrunn (Ambos residencia de la familia Hasburgo hasta la proclamación de la república), la Biblioteca Nacional, el Cementerio de Viena, etc. Pero gracias a la organización del congreso, además, pudimos visitar un lugar que pocas personas tienen el placer de visitar: la sala donde se llevaron a cabo las reuniones del Congreso de Viena y la firma de las actas en lo que hoy es la Cancilleria Federal. Asimismo, con motivo del bicentenario, se inauguó una exposición de los documentos del mencionado congreso en el Archivo Nacional.

Si alguien está interesado sobre el tema de los patagones, aquí les dejo un enlace de un artículo mío publicado este año en la revista de Tiempos Modernos.

Y la presentación power point de la comunicación de Marina Camino Carrasco: