Rosalba

Lena Mucha
[email protected]

Lena Mucha (1983, Alemania), se graduó con un Master of Arts en Antropología Social y Ciencias Políticas de la Universidad de Colonia, Alemania, en 2011.

Lena ha vivido varios años en Latinoamerica, trabajando en Guatemala y Colombia con víctimas de la guerra civil. Su interés por la fotografía nació durante la investigación para su tesis de master sobre resistencia civil en Medellín, Colombia. Empezó a trabajar como fotógrafa para ONGs y periódicos locales y organizó talleres de fotografía participativa.

Desde 2013 trabaja en Barcelona como fotógrafa independiente. Su reportaje sobre empleadas domesticas fue ganador del concurso internacional de fotografía Iber-Rutas 2014. Del 2014 al 2015 ha estado trabajando en un proyecto sobre la nueva generación de los Roma en España. Este trabajo fue becado en el Seminario de Fotoperiodismo de Albarrcín 2014 y selecionado como finalista del festival de fotografía internacional Athens Photo Festival y Photo Annual Awards 2015 en República Checa. Sus trabajos han sido expuestos internacionalmente y publicados en varios medios como 6mois, El país y Lenscratch entre otros.

La serie de fotos que presentamos está muy relacionada con la asociación Mujeres pa´lante. Su directora, Clara Romero, nos adjunta una carta para conocer el trabajo de la asociación y contextualizar mejor la serie fotográfica. Puedes leerla aquí.

Rosalba

Rosalba es una mujer colombiana. Dejó su tierra y su familia hace casi 15 años en busca de una vida mejor en España. Desde que se radicó en Europa trabaja como empleada doméstica. Hoy hace parte de Mujeres pa’lante, una asociación que brinda apoyo social, laboral, psicológico y jurídico en procesos migratorios en Cataluña.

Rosalba nació en la zona rural del departamento de Antióquia, en el seno de una familia de once hijos. A los once años vivió su primera migración: junto con su familia tuvo que irse a Medellín donde empezó a trabajar en casas de familia para ayudar económicamente a sus padres y hermanos.

En los caóticos años ochenta, cuando Medellín empezó a registrar los más altos índices de violencia en su historia, Rosalba tuvo tres hijos, dos mujeres y un hombre. En ese contexto, como madre soltera, los crió y también acabó convirtiéndose en una líder barrial por su trabajo comunitario como enfermera y comadrona.

La oportunidad de migrar a España se dio en 2001 cuando tenía 50 años. Problemas de salud, la esperanza de un tratamiento médico, y una vida más tranquila y estable, fueron motivos para que emprendiera su viaje a Europa. Los primeros meses fueron los más difíciles, cuando a los problemas legales y laborales tuvo que sumarles la discriminación, el prejuicio social por ser mujer y por su procedencia extranjera.

En 2009, su único hijo fue asesinado en Medellín. Solo cuatro años después, Rosalba pudo viajar a Colombia para exhumar sus restos y despedirse de él. Su dolor, transformado luego en resignación gracias al valor y a la coraza que la violencia va dejando en el corazón, la acompañó a su regreso a Europa en julio de 2013.

Después de más de una década de vida en España, Rosalba recibió en el 2014 la nacionalidad española, un logro que se asimila a un reconocimiento a su empeño y a su trabajo, a su capacidad para sobrevivir y sobreponerse. Ahora puede pensar en una jubilación merecida para terminar sus días ayudando, compartiendo y enseñando a otras mujeres, a otras migrantes como ella.

Este trabajo muestra la vida de Rosalba durante un año y medio. Una mujer que cree en la importancia del trabajo en equipo. Una mujer que, a pesar de las dificultades o precisamente por ellas, sigue llena de coraje, optimismo y fuerza.

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo presentado en 2013 el número de empleados domésticos en España se ha duplicado en los últimos quince años alcanzando una cifra cercana a los 750 mil, el más alto en todo el continente europeo. De ellos un gran porcentaje son mujeres inmigrantes quienes, en muchos casos, de puertas para adentro, todavía sufren abusos y violaciones de sus derechos humanos y laborales.