Recursos Electrónicos de utilidad – II

El mes pasado inauguraba esta serie de entradas dedicadas a los recursos electrónicos disponibles en la red para todos aquellos que están realizado, o van a realizar, una investigación histórica. Son recursos que a mí me han resultado de gran utilidad y me gustaría recalcar esto porque sé que hay más recursos electrónicos, por ello, desde aquí animo a todos los investigadores que hayan consultado otros recursos que los compartan en este espacio, para así darlos a conocer a otros investigadores.

1. PARES. Portal de Archivos Españoles (http://pares.mcu.es/) Interesantísimo portal que permite el acceso a fondos documentales de la red de archivos españoles (En esta red se incluye, por ejemplo, el Archivo de Simancas, el Archivo General de Indias, etc.) ¡OJO! No todo está digitalizado, pero sí que hay algún que otro documento interesante por lo que siempre merece la pena consultarse. Yo, por ejemplo, he accedido a través del portal a la relación del viaje de Andrés de Urdaneta (1537) cuando formó parte de la expedición de Loaísa; o a la declaración de John Drake (sobrino del corsario Francis Drake) ante la Inquisición de Lima en 1587.

El portal es bastante simple. Se puede hacer una búsqueda sencilla o avanzada. La primera se recomienda que se haga si no se dispone de muchos datos de lo que se va a buscar. Para realizarla basta con poner el nombre del documento que se va a buscar, la fecha aproximada en la que el documento fue elaborado y qué tipo de registro interesa (Digitalizado o no). La búsqueda avanzada te solicita estos datos más el archivo en el que deseas buscar el documento y, si se conociera, la signatura; con lo cual es una búsqueda más precisa y más recomendable si se dispone de todos estos datos. Animo, además, a que exploréis bien el portal porque, por ejemplo, en la sección de “recursos” se proporciona una serie de recursos aparte de los que ofrecen los archivos y que pueden ser muy interesantes también

ale1-1

ale 2-1

Ilustraciones 1 y 2. La primera es la captura de una búsqueda sencilla. En la casilla de “Buscar” se pone el nombre aproximado del documento que deseamos buscar, en la de “Fecha” nos da la opción de poner un periodo de tiempo que también puede ser aproximado, y por último nos da la opción de seleccionar qué tipo de registro. La segunda es la captura de un documento digitalizado (Concretamente la declaración de John Drake). En la barra de la izquierda nos da la opción de descargar el documento, imprimirlo, rotarlo, ampliarlo, etc.

2. Biblioteca Nacional de España (http://www.bne.es/es/Inicio/index.html). La consulta de documentos y libros de la Biblioteca Nacional resulta fundamental casi para cualquier investigación relacionada con España, incluso cuando no se cree así. Es cierto que no todos podemos desplazarnos a Madrid, pero por suerte la biblioteca nos ofrece diferentes posibilidades para consultar sus fondos. La primera opción es a través de la Biblioteca Digital Hispánica, que pone a disposición del investigador una serie de libros, manuscritos, fotografías, etc. digitalizados. Por ejemplo, podemos encontrar la versión de 1547 de Historia General de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo, con la posibilidad de poder descargarlo en PDF. La segunda opción es la consulta de la prensa española desde el siglo XVIII hasta prácticamente ayer a través de lo que se llama Hemeroteca Digital. Y la tercera opción es la de “Reproducción de documentos”, un servicio muy útil si necesariamente se debe consultar un documento que no está digitalizado. ¡OJO! No es un servicio gratuito, ni rápido (de hecho puede tener un precio elevado en función de la cantidad de páginas que tenga el documento que debemos consultar); pero cuando no hay más opción que esta se puede decir que es una buena alternativa. Yo he hecho uso de este servicio en un par de ocasiones y puedo decir que, a nivel general, he quedado bastante satisfecha. Lo normal es rellenar un formulario con los datos personales, las razones por las que necesitas el documento (ya se sabe que si es para una publicación hay que pedir permiso), y el documento que deseas consultar (hay que ser lo más preciso posible con la signatura y demás) y en qué formato deseas la digitalización (lo normal es solicitar un CD). En un plazo de 15 días te mandan un presupuesto y, tras el pago, en unos 40 días te mandan un CD con la digitalización del documento tanto en color como en blanco y negro.

ale 3-1

Ilustración 3. Captura del portal de la Biblioteca Nacional de España, siguiendo la flecha negra podemos ver las diferentes opciones: “Catalogo”, “Biblioteca Digital Hispánica”, “Hemeroteca Digital”, etc. Y siguiendo la flecha roja se puede acceder a “Servicios” donde podéis encontrar la opción de “Reproducción de Documentos”.

Y hablando de reproducción no puedo dejar de mencionar el que ofrece la Real Academia de la Historia (http://www.rah.es/), tanto por su rapidez como el precio. Cuando yo lo solicité, hace ya algún tiempo, únicamente tuve que rellenar un formulario (similar al de la BNE) y cuando me preguntaron por qué razón necesitaba el documento y les dije que era para mi tesis doctoral me lo enviaron gratis por correo electrónico. ¡OJO! No creo que esto siempre sea así, por en el portal se indica las tarifas de reproducción, pero quizás hagan excepciones para investigaciones de tesis doctoral. En cualquier cosa, siempre viene bien saber que existe este servicio. Asimismo, la Real Academia de la Historia cuenta también con una biblioteca digital aunque sus fondos son más limitados que los de la BNE, pero se puede encontrar alguna que otra cosilla.

3. Biblioteca Virtual Cervantes (http://www.cervantesvirtual.com/) . Un portal interesante, sobre todo si se quiere buscar obras de literatura. Yo no he hecho uso de este recursos electrónico en exceso, pero sí que me sirvió, por ejemplo, para la consulta de algunas novelas picarescas que me hacían falta para mi tesis o para alguna que otra pieza teatral de Lope de Vega. Lo que me gusta de este portal es que muchas de las obras no solo están digitalizadas sino además transcritas, con lo cual la lectura es mucho más sencilla.