Presentación

Mi nombre es Fabián Inostroza y es un verdadero honor pertenecer al Comité Científico en el área de Educación dentro de este gran proyecto llamado Iberoamérica Social.

Desde mi formación inicial como profesor de primaria, siempre estuve interesado por la educación social, participando en proyectos e iniciativas relacionadas con la educación de adultos y de niños etiquetados con “dificultades de aprendizaje”. Desde ese período particular de mi vida, proviene mi preocupación por la educación de todos aquellos individuos y colectivos que históricamente han sido catalogados como “marginales o problemáticos” para la educación regular y para los sistemas educativos, los que actualmente apuntan cada vez más hacia las cifras, la estandarización y la normalización de las subjetividades de las personas.

Con la intención de seguir desarrollando mi proyecto profesional, ingresé a estudiar un Magíster (Maestría) en Dificultades de Aprendizaje, programa en el cual me nutrí de diversas perspectivas teóricas que me permitieron comprender mejor el complejo fenómeno educativo desde sus diversas aristas y puntualmente lograr generar un desplazamiento de un enfoque que razona al sujeto con “dificultades de aprendizaje” como un niño o joven “enfermo” hacia un paradigma más inclusivo que considera que existen estructuras políticas  e ideológicas que fomentan la categorización, la división, la clasificación entre estudiantes competentes e incompetentes, capacitados e incapacitados y finalmente normales de los “anormales” como lo diría Foucault.

Actualmente he desarrollado investigaciones relacionadas con la problematización de la noción de estudiantes con “dificultades de aprendizaje”, como también sobre la educación matemática escolarizada como aliada de las políticas neoliberales aplicadas a la educación y la noción del “buen estudiante” en matemáticas escolares. Mi interés se centra principalmente las relaciones de poder presentes en las interacciones educativas en donde un individuo o un sujeto pasa a ser  catalogado como “disfuncional” para esta sociedad, etiqueta asignada por medio de tecnologías de poder como lo son los discursos de las políticas educativas hegemónicas en esta región del mundo.

Fundamentalmente me baso en herramientas desde la teoría crítica y teorías postestructurales como los aportes de Foucault y otros autores en el área para problematizar las “verdades” instaladas en educación.

Mi principal contribución en este grandioso proyecto como lo es Iberoamérica Social, será el de generar espacios de reflexión, de problematización y de construcción de saberes en torno al fenómeno educativo centrado fundamentalmente en la posibilidad de re-pensar y re-crear la educación, desde una perspectiva emancipadora, inclusiva y dialogante, que nos permita ir más allá de los horizontes normativos impuestos desde visiones centradas en los resultados, en las estadísticas, en la estandarización y en la comprensión de la educación como una gran tecnología de gobierno que produzca sujetos dóciles y sin la voluntad de ejercer su agencia y su pensamiento para mejorar su propio bienestar y el de su comunidad.

Espero humildemente incitarlos a la reflexión, al dialogo, a la incertidumbre y  la búsqueda de respuestas que vayan más allá de lo que es “posible” pensar en el escenario educativo actual. Iberoamérica tiene mucho que aportar desde su rica diversidad social y de su pensamiento encarnado en cada ciudadano que espera ampliar sus posibilidades de ser más libre y menos “sujetado” por los discursos hegemónicos que buscan colonizar nuestras subjetividades.