Presentación

Desde pequeña la historia marco mi vida, y amén de crecer en una familia de médicos y solo escucharles hablar de hospitales, guardias y anatomía humana, cuando llego la trascendente decisión  en vista  de  una carrera universitaria supe que la elección de Historia era la mía precisamente. Desde entonces comenzaría mi estrecha relación con esta ciencia que me ha llevado por caminos y emociones insospechadas, que lejos de significar una ciencia social “aburrida, inmóvil o reservada solo  para unos pocos “raros de archivos” cada día me enamora mucho más, y me reafirma  que  mi decisión aquel junio de 2003 fue de lo más acertado en mi vida.

Desde mis comienzos como estudiante de la licenciatura en Historia en la  Universidad de Oriente (Santiago de Cuba) me interesaron los temas de arqueología histórica, y todo lo relacionado con el destino y evolución de las comunidades indígenas a la llegada hispana y más allá del siglo XVI, todo un tema “tabú” en la historiografía cubana que siempre desestimo al “indio” en su papel primigenio de la identidad nacional cubana y afirma su exterminio en el siglo XVI. Atendiendo a las muchas interrogantes planteadas y las muchas  contradicciones  en la lectura de bibliografías y documentos de la época, me embarque en la tarea de desentrañar los destinos de estas comunidades, y su pervivencia en la sociedad cubana más allá de los primeros siglos de la colonia.

En esta misma línea de investigación me encuentro encaminada a día de hoy  en una gran vorágine de trabajo de investigación doctoral en el asombroso e imponente Archivo de Indias en la maravillosa ciudad de Sevilla, intentando desentrañar la presencia y evolución de estos “pueblos de indios” y sus “no pocas” contribuciones a la defensa del territorio Suroriental cubano de los siglos  XVII-XVIII.

Con todo lo anterior dicho, sobra mi presentación como cubana y santiaguera, orgullosa de mi ciudad Santiago de Cuba, más conocida como “capital del Caribe”,  zona muchas veces “idealizada” por muchos en sus paradisiacas playas y paisajes, muchas veces olvidada y otras engrandecida por los distintos sucesos históricos y sociales que a lo largo del curso de la historia han acontecido en su zona geográfica. Pese a ello en muchos aspectos desconocida e inexplorada, con un gran mosaico cultural que le imprimen ese toque de misterio y surrealismo tan bien definido por el escritor Alejo Carpentier en su magnífica obra “El reino de este mundo” en su recurso de “lo real maravilloso”.

Cuando repasaba acerca de esta nueva experiencia que significaría el compartir y recrear en un blog  de  alguna temática en particular, no supuse otra más conveniente que volcar mis comunicaciones acerca de la historia y cultura del Caribe, haciendo énfasis en casos particulares y singulares que me tocan  muy de cerca como el caso de la historiografía cubana y del área antillana. En esta increíble experiencia que tentativamente he denominado “`Pensar el Caribe” compartiré  de historia, pensamiento, sociedad y cultura, sin más preámbulos les invito a acompañarme a esta aventura de re-descubrir el Caribe.