Periodismo autónomo

Muy bonito se lee  eso de periodismo independiente y es sin duda el lema de muchos medios de información que están en el mercado pero, ¿realmente es independiente? ¿Un periodismo consecuente? La  mayoría son medios de manipulación masiva que responden a intereses paralelos, tienen como única misión crear confusión a través  de la mediatización.  Cubren todo el tiempo las espaldas de los impunes y  están regados por todo el mundo, no hay país que se salve de estos bandoleros.

Gracias a la rebeldía de los necios existe el verdadero periodismo autónomo y éste se puede encontrar en  los medios que no figuran en los listados oficiales,  son de contra injerencia que en una lucha frontal contra el mangoneo se levantan desde el corazón del dominio.

Son tan necesarios como el oxígeno. Su  misión es cuestionar, informar, desmenuzar con el único objetivo de llevar al lector la verdad de los hechos. El periodismo autónomo está en peligro de extinción, los medios de contra injerencia reciben todos los días las estocadas mortales que les lanzan los gobiernos, la oligarquía y las bandas delictivas que trafican con la inteligencia de las masas. A pesar siguen en pie, honrados.

La mayoría de medios se mantienen con vida gracias al esfuerzo comprometido de editores, programadores, columnistas, reporteros que con su trabajo voluntario y sin esperar un solo centavo a cambio son capaces de llevar una información verídica que desenmascara la impunidad que cubren los medios oficiales.

El periodismo independiente es de suma importancia en la lucha contra la impunidad, la violencia de género, la desinformación masiva, el robo de tierras, feminicidios, manipulaciones gubernamentales, fronteras custodiadas por el tráfico.

Cada día nacen más medios independientes en los rincones más olivados, cada día en trabajo de hormiga logran construir puentes, enlazar países y luchas. Cada día el periodismo independiente con sus plataformas de contra injerencia logran entretejer un canal de comunicación que atraviesa todo tipo de fronteras, para hermanarse en la lucha contra la deshumanización que estamos viviendo.

Y a pesar de los golpes y de las traiciones es motivante saber que cada día se unen más personas comprometidas con la Memoria Histórica, la identidad, la justicia,  con la denuncia y la investigación, con las fuentes limpias de todo soborno y manipulación.

El periodismo totalmente autónomo siempre será el de contra injerencia capitalista, lo demás son babosadas. El periodismo autónomo, ético y comprometido no siempre viene con un cartón de universidad. Nace de la conciencia, se siente en la sangre hirviente de las luchas sociales, viene de la marginación de género, de la inexistencia de los Derechos Humanos,  se presenta puntual con el alba y nunca duerme porque siempre, siempre su misión será la de llevar al lector, radio escucha o televidente la veracidad de los hechos.

El periodismo autónomo nace de la inequidad social, de la insatisfacción y de la necesidad de luchar contra toda intromisión imperialista. El periodismo autónomo siempre se sitúa a la izquierda  en donde está la coraza y la voz de los excluidos.