Notas, apuntes y diálogos sobre América latina El riesgo de deformar el análisis de las cuestiones latinoamericanas a través de estas categorías indica la necesidad de repensarlas.

Notas, apuntes y diálogos sobre América latina

Unos cuantos documentos amontonados en mi cama, la mochila desecha de la cual suben calcetines, lapices y libros, el pasaporte y el pasaje destino Buenos Aires listos en el escritorio. Estos fragmentos de vida cotidiana representan un punto de comienzo ¿o de recomienzo? de mi frecuentación latinoamericana. La Argentina será sólo uno de los destinos de mi gira por latinoamérica, la base de otras exploraciones continentales.

Hemos decidido con los compañeros de «Iberoamérica Social» de inaugurar este blog que acompañará (no solamente) mi viaje latinoamericano.

He pensado a este espacio como a un lugar en el cual fijar mis observaciones y pensamientos sobre la América latina del tiempo presente que consideraré en una permanente tensión entre pasado y presente. El título del blog se refiere a dos elementos; la palabra y el oído, que representan por un lado dos compañeros de mis viajes etnográficos en América Latina, dos elementos inolvidables para cualquier historiador oral o aspirante, por el otro el auspicio de que en estas páginas virtuales puedan en alguna manera dar cuenta, en textos escritos o entrevistas, de los encuentros y de los diálogos que haré. En este sentido mi trabajo de historia oral sobre la memoria de la dictadura argentina por parte de la “gente común” me ha siempre puesto en la necesidad, antes de juzgar, de escuchar y de dialogar con los protagonistas comunes, nosotros que vivimos al margen de la gran escena pública, que sufrieron, aceptaron, ignoraron cínicamente el desarrollarse de la gran historia a su lado.

La necesidad y el interés de abrir un espacio de discusión sobre América Latina, y en particular sobre los países del cono sur, reside en dos distintas clases de motivaciones; la primera con la evolución de los acontecimientos latinoamericanos del tiempo presente, acontecimientos que una vez más ponen complejos interrogantes sobre el destino de los movimientos sociales en América Latina y sobre todo alrededor el destino del “modelo” que la izquierda local construyó a partir de la experiencia práctica del ALBA, el segundo, más sencillamente, tiene que ver con mis intereses científicos que desde hace cinco años se enfocaron en las cuestiones latinoamericanas. Sobre todo mi frecuentación de la Argentina, mis estudios sobre historia reciente, creo y espero que podrán aportar algo al análisis crítico no solamente de la historia, sino que también de contemporaneidad que vivimos día a día. Es en este sentido fundamental, para mi forma de ver el problema, pensar y repensar los acontecimientos del ayer a la luz de los del hoy y los de hoy en perspectiva a los del ayer. Pasado y presente que se suman y se intercambian continuamente e de maneras siempre distintas. Pasado y presente que como real y ficción se mezclan, se cambian y se confunden en el complejo y caótico cuerpo urbano de las grandes metrópolis de Brasil, Bolivia o Perú o que se resignifican en el aparente orden de las avenidas de Buenos Aires.

En estas páginas de hecho mi propósito es lo de tener este blog a igual de un diario de campo en el cual fijar mis observaciones y mis planteamientos sobre una materia (la historia latinoamericana del tiempo presente) que se presenta indudablemente rica de desafíos y dificultades de análisis y comprensión. Una dificultad más es representada por la formación de un investigador europeo (e italiano) que al llegar en América Latina trae consigo todas las herramientas y categorías propria del occidente. El riesgo de deformar el análisis de las cuestiones latinoamericanas a través de estas categorías indica la necesidad de repensarlas. En este sentido la lección de Les Analles y de Lucían Febrve que habló por primera vez de Américas Latinas (al plural) me parece una urgente necesidad para todo europeo que no quiera terminar reproduciendo estereotipos y clichés sobre un continente y una historia no segunda a ninguna otra. Es esta lección de pensamiento la que se puede traer de los escritos de Eric J. Hobsboam póstumamente reunidos en el libro “Viva la revolución”.

Cerrando esta presentación, espero de poder ofrecer mi limitada y parcial mirada sobre algunos acontecimientos por los cuales transitaré. En este sentido las próximas elecciones de medio mandato de Argentina o las movilizaciones en contra del Golpe blando en Brasil, estarán al centro de mi interés, sin olvidar mi trabajo de campo a desarrollarse en la enorme retícula urbana del Gran Buenos Aires.