Mama Cocha, Mama Cota, Mama Yaku: las memorias y luchas del agua

“…no hay AGUA. San Juan se va morir porque don Braulio hace dar agua a unos y a otros les odia…Verdad. El maíz de don Braulio, de don Antonio, de doña Juana está gordo, verdecito está, hasta barro hay en su suelo. ¿Y de los comuneros? Seco, agachadito, umpu (endeble) (Agua, José María Arguedas)”

Hablar del agua es hablar de vida, pero también en la actualidad es referirnos a una serie de luchas y reivindicaciones por su recuperación y defensa. Es la sangre de la tierra y nuestra propia fuente de existencia, que a su vez engendra vida, siendo la base de nuestro tejido e interrelación entre todos los sistemas vivientes, y por lo mismo peligra, ya que se ha convertido en un recurso al servicio de los intereses económicos de unos pocos, dejando a millones de seres sin este vital elemento.

En Chile el agua fue privatizada durante la dictadura, a través del Código de Aguas de 1981, sin embargo con los gobiernos de la Concertación se intensificaron una serie de medidas concordantes a esta política.

El Código define el agua como un bien nacional de uso público y a su vez como un bien económico, mediante la concesión de derechos  de uso en forma gratuita y a perpetuidad. La Dirección General de Agua, entidad estatal a cargo de la gestión del agua, concedió derechos de aprovechamiento y su reasignación, para el arriendo, la compra y la venta de este bien. El agua se convirtió en un negocio rentable así como el Estado en un espectador y facilitador de este proceso.

AguaEn este marco, se creó una nueva categoría de derechos de agua: los consuntivos y los no consuntivos. Los consuntivos se refieren al derecho de consumir las aguas sin que deban ser devueltas a la fuente, como los de riego, minería, industria y uso doméstico, sin embargo parte importante del agua retorna al cauce, contaminando otras aguas. Los no consuntivos, en tanto, se refieren al uso del agua sin consumirla, como es el caso de las hidroeléctricas, y se obliga a devolver el agua a la fuente donde se extrajo. Sabemos que en la mayoría de los casos esta devolución no es equivalente a la extracción, generando grandes daños medioambientales (Programa Chile Sustentable, 2005).

La crisis hídrica en nuestro país tiene su origen y razón en la privatización del agua, y ni la reducción del consumo de aguas revertirá esta situación, sino la voluntad política de poner fin a la lógica de ganancias. La minería, la agroindustria, las empresas forestales, la pesca industrial, las salmoneras, el monocultivo, la aplicación de químicos tóxicos, las semillas transgénicas, son hilos de esta red de exterminio, los cuales debemos combatir.

En el ámbito de los servicios de agua potable y alcantarillado, el proceso de privatización se realizó fundamentalmente durante los gobiernos de Eduardo Frei y Ricardo Lagos, así como también la privatización de las empresas sanitarias, siendo el servicio de agua potable en Chile uno de los más elevados del continente. Y Hoy son los glaciares, las mayores reservas de agua dulce, los que se encuentran en peligro.

La lucha por el agua es una lucha por la vida, por los derechos humanos, pero también por los de la naturaleza, como lo han entendido los pueblos indígenas, como por ejemplo las comunidades aymara y quechua, y es desde ahí donde podemos defenderla.

En el mundo andino, el agua es un ser vivo y es un ser vivificante que fecunda a la tierra y engendra vida (Alfaro, 2003; Grillo, 1991). Las diversas formas de vida del agua son acompañadas por otros seres de la  comunidad, como plantas, animales y fuerzas cósmicas como cerros y astros. Los componentes de la colectividad natural se encuentran como una familia, manifestando diferentes modos de reciprocidad en los diversos espacios (Apaza, Gordillo y Cutipa, 1998).

En el origen del mundo la fuente de todas las aguas se encuentra en el mar, y  desde allí el agua se esparce hasta las cumbres montañosas. Desde los nevados, se llega a los cerros, entidades protectoras de las comunidades. Una vez que existe una autorización de los seres divinos para hacer circular el agua mediante sus venas, a través de un conjunto de ceremonias, llega a los lagos y lagunas para luego repartirse hacia los ríos, puquiales y manantiales (Greslou, 1984).

Tal ha sido la importancia del agua en las culturas aymara y quechua, que el Lago Titicaca es  donde Wiraqocha (deidad de la creación) formó el mundo y mandó a los antepasados que caminasen por debajo de la tierra, por la vena del agua subterránea (de los cerros), hasta emerger por las lagunas y manantiales, para fundar sus ayllus (Greslou, 19984).

“De acuerdo a la cosmovisión andina el agua camina y es cíclica, esta circulación es, a la vez subterránea; el agua del lago circula, mediante las venas de la Pachamama, hasta salir por la cima del nevado, desde donde inicia nuevamente su recorrido por los senderos de los Apus y también circula por el cielo, mediante las nubes que se forman por la evaporación de la humedad del mar y de la mamaqota que la transporta hasta los cerros” (Apaza, Gordillo y Cutipa, 1998:21-22).

El agua es un ser vivo y como tal se le cuida, se le trata con cariño, se le conversa y se le cría. El agua articula el universo porque se encuentra en todos los seres y los integra. Se esparce y sirve para unir todos los seres. Cuando penetra a la tierra la hace fertilizar, cuando ingresa en el cuerpo humano permite que todos los elementos se unan y funcione el organismo. Como dijera José María Arguedas en su novela “Agua”, es  la sangre que permite activar las funciones del Universo.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Alfaro, Julio César (2003). Visión andina del agua: el caso peruano. Ponencia Tercer Congreso Latinoamericano de Manejo de Cuencas. FAO – Red Latinoamericana de manejo de cuencas – Instituto Nacional de recursos Naturales (INRENA), Lima.

Apaza, Jorge, Valeriano Gordillo y Sabino Cutipa (1998). Crianza mutua en las comunidades aymaras. Conversación con el Agua. Crianza de la Llama. Crianza de Oca, Olluco e Izaño. Asociación Chuyma de Apoyo Rural Chuyma Aru. PRATEC -Proyecto Andino de Tecnologías Campesinas, Puno.

Greslou,  Francisco (1984). Agua en la Visión Andina. La Paz: Hisbol.

Grillo, Eduardo (1994). “El agua en las Culturas Andinas y Occidental Moderna”. En Crianza Andina de la Chacra. Lima: Proyecto Andino de Tecnologías Campesinas.

Programa Chile Sustentable (2005). El agua en Chile: Entre las reglas del mercado y los derechos humanos. Santiago de Chile (Fecha de consulta: 21/03/2016).

Disponible en:

http://www.chilesustentable.net/wp-content/uploads/2005/11/El-agua-en-Chile-entre-las-reglas-del-mercado-y-los-derechos-humanos-Cartilla_Agua2.pdf