Los teutobrasileños (I) – Inmigración Iberoamericana nº9

Durante todo el siglo diecinueve y parte del siglo veinte, Brasil fue el segundo país del mundo que recibió mayor número de alemanes, (entendiendo por alemanes los que vivían en los distintos reinos germánicos antes de la unificación alemana), solo por detrás de los Estados Unidos, donde los alemanes fueron la primera nacionalidad europea en llegar a tierras norteamericanas en cuanto al número de personas se refiere durante el siglo diecinueve, por encima de otras emigraciones europeas importantes en ese país como la italiana o la irlandesa. Un 21,9 % del total de los europeos llegados a los Estados Unidos durante ese siglo eran alemanes.

El movimiento migratorio alemán hacia Brasil fue cuantitativamente mucho menor en comparación con el movimiento migratorio alemán hacia los Estados Unidos, pero fue considerable en relación con los alemanes que viajaron hacia otros países latinoamericanos como Argentina o Chile. Por otra parte, el conjunto de la emigración alemana en Brasil durante el siglo diecinueve fue también bastante inferior a la emigración española, italiana o portuguesa en ese país. Tras el aumento de la emigración japonesa a Brasil a partir de 1908, los alemanes quedaron como la quinta nacionalidad extranjera en Brasil, aunque son la segunda en el sur del país, tras los italianos. En la actualidad se considera que algo menos del 10 % de la población brasileña (alrededor de dieciocho millones) es completa o parcialmente descendiente de alemanes. El Estado sureño de Santa Catalina, donde alrededor del 35 % de su población tiene descendencia germánica, es el Estado brasileño con más teuto-brasileños. En Paraná y Rio Grande do Sul, los descendientes de alemanes rondan el 30 %.

Varias fueron las causas que llevaron a una gran cantidad de alemanes a abandonar su país y viajar a diversos países americanos en busca de mejores condiciones de vida. Como ya hemos referido en otras entradas de este serial de inmigración, las mejores sanitarias reflejadas en el siglo diecinueve provocaron un aumento de la esperanza de vida de la población europea, lo que también provocó una mayor escasez de productos alimenticios y por tanto de las condiciones de vida de cientos de miles de europeos, que se vieron obligados a emigrar. También fueron importantes las guerras napoleónicas y las diversas revueltas burguesas que se produjeron en la primera mitad del siglo diecinueve y que afectaron en gran medida al territorio que posteriormente sería Alemania. Si a estas duras condiciones en Europa sumamos la gran cantidad de tierras existentes en Brasil damos con una combinación de oferta y demanda perfecta para el desarrollo de este proceso migratorio.

Blumenau - Santa Catarina
Blumenau – Santa Catarina

La llegada de los primeros emigrantes alemanes a Brasil hay que situarla cronológicamente a finales de la década de los diez y durante la década de los veinte del siglo diecinueve. Esto coloca la llegada de alemanes a Brasil décadas antes de la llegada de españoles o italianos al país. Geográficamente, los alemanes se establecieron en la zona sur del país, en los Estados de Santa Catarina, Río Grande do Sul y Paraná, y también en la zona de Sao Paulo, aunque en menor medida.

Las primeras colonias fundadas por alemanes en territorio brasileño fueron sin embargo mucho más al norte, en el Estado de Bahía. Fueron Ilheús en 1818, con ciento sesenta y cinco familias y San Jorge al año siguiente con doscientas familias. Posteriormente tenemos la formación de Nova Friburgo en 1820 formada por doscientas sesenta y una familias que sin embargo eran en su mayoría de origen suizo, y sobre todo San Leopoldo en 1824, cuna de la colonización alemana en tierras brasileñas. Los alemanes que viajaban al país eran mayoría campesinos, artesanos y comerciantes, aunque en realidad las vías de comercio entre las colonias alemanas en Brasil y su país natal fueron en general más bien escasas. También emigraron algunos nobles y descendientes de las familias reales de varios Estados alemanes.

Desde los primeros momentos de la independencia de Brasil, el gobierno brasileño sabía que un país de esas enormes dimensiones necesitaría gran cantidad de mano de obra para poder desarrollarse. Es debido a esto que el gobierno brasileño decidió pagar el pasaje y otorgar grandes lotes de tierras a las familias alemanas que decidieran asentarse en los Estados de Santa Catarina y Río Grande do Sul. Por una parte se buscaba defender la frontera sur, ya que eran un territorio de frontera que se encontraba muy despoblado y eso suponía un riesgo. Por otra parte se buscaba crear una clase media de agricultores que fueran capaces de satisfacer el mercado interno de productos agrícolas. A estos emigrantes se les respetó en todo momento su cultura, lengua, religión etc. Por tanto durante los años veinte y treinta del siglo diecinueve se fue formando una sociedad alemana en el sur brasileño a través de una serie de colonias agrícolas, con construcciones típicas teutonas y formadas con una población exclusivamente germánica.

Me parece que nuestros buenos compatriotas en esta naturaleza suramericana libre, donde están expuestas la luchas peculiares contra obstáculos naturales, desarrollan, aún más determinación en resolver y actuar… Por entre dificultades comenzaron ellos, pero conquistaron el suelo y los que en la Alemania eran creados se hicieron señores por el derecho del trabajo. — Robert Avé-Lallemant – Viaje por la Provincia del Río Grande del Sur, 1858.

Para incentivar la llegada de emigrantes alemanes al Brasil el gobierno brasileño invirtió muchísimo en propaganda, folletos, pancartas periódicos, libros etc. con la que se proyectaba una imagen de Brasil como la de un paraíso. Por otra parte se crearon compañías de colonización, las cuales se aprovecharon del “boom” de la emigración alemana y compraron grandes lotes de tierras a muy bajo coste para luego revenderlas a los colonos a un precio más alto, provocando en muchos casos que esos colonos se arruinaran y tuvieran que volver a Alemania. En el país germánico aparecieron dos periódicos especializados para los inmigrantes alemanes que pensaban pasar a Brasil o que tenían familiares en el país brasileño. Fueron el Allgermeine Auswanderungs-Zeitung que estuvo vigente entre 1847-1871, de la ciudad de Rudolstadt; y el Deutsche Auswanderer-Zeitung, vigente entre 1852 y 1875, de la ciudad de Bremen.

Gramado – Rio Grande do Sul (ejemplo de idealización de la arquitectura alemana en Brasil)

Estas colonias fueron en general un fracaso debido a diversos factores que dificultaron sobremanera la adaptación de estas personas. Para empezar,tenemos un viaje desde Alemania a Brasil de unos tres a cuatro meses de duración en barcos sobrepoblados donde se contraían enfermedades por la falta de higiene. Una vez en Brasil las dificultades no cesaban. A la falta de ayuda del gobierno una vez instalados en el sur brasileño se unía el aislamiento en las que se encontraban estas colonias debido al despoblamiento generalizado que existía en el sur brasileño, lo que provocaba que existiera una gran falta de infraestructuras. También existieron los ataques de la población indígena y el clima les provocaba enfermedades tropicales de las que casi nunca sobrevivían.

Viendo que la política de poblamiento del sur brasileño había fracasado, el gobierno brasileño decidió traer a partir de entonces solo a alemanes pudientes que pudieran costearse el viaje para trabajar en las haciendas cafeteras, debido a que se había extendido su cultivo desde 1840, y que la prohibición del tráfico de esclavos en 1850 provocó que existiera una enorme demanda de mano de obra. Por tanto, la entrada de emigrantes alemanes en el país y la creación de nuevas colonias alemanes vuelven a comenzar con fuerza a partir de 1845. Se fundan las colonias de Blumeau en 1850  y la de Joinville en 1851, ambas en el Estado de Santa Catarina, o Nova Petrópolis en 1858 en Río Grande do Sul. De esas tres fundaciones hasta el final de siglo se registran cientos de colonias de fundación alemana a lo largo y ancho del sur y sudeste brasileño.

En los siguientes dos cuadros podemos observar el número de emigrantes alemanes que llegaron a Brasil en distintos periodos temporales desde 1824 a 1969 según cifras del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Periodos 1824-1847 1848-1872 1873-1879 1880-1889 1890-1899 1900- 1909               
Inmigrantes 8.176 19.523 14.325 18.901 17.084 13.848

 

Periodos 1910-19 1920-29 1930-39 1940-49 1950-59 1960-69
Inmigrantes 25.902 75.801 27.497 6.807 16.643 5.659

Al analizar los datos migratorios alemanes que arroja las estadísticas del IBGE observamos que existieron tres grandes periodos temporales: Un primer periodo abarca desde el 1824 hasta el 1919 y corresponde con el periodo de emigración alemana en Brasil regulada e incentivada por el gobierno brasileño. En total fueron ciento diecisiete mil setecientas cincuenta y nueve personas las que llegaron a Brasil desde Alemania en noventa y cinco años. El segundo periodo corresponde al periodo comprendido entre el final de la Primera Guerra Mundial y el Inicio de la Segunda Guerra Mundial. Este flujo migratorio se intensifica sobremanera en esas dos décadas, siendo ciento tres mil doscientos noventa y ocho alemanes los que se instalan en Brasil. La causa de esta emigración masiva la tenemos en la pobreza y el paro que tuvo Alemania durante la década de los veinte y los treinta del siglo pasado. Tras el fin del nazismo en 1945, la inmigración alemana a Brasil decae en gran cantidad, teniendo sin embargo un repunte en la década de los cincuenta. A partir de los sesenta y décadas posteriores, la emigración alemana en Brasil ha sido prácticamente residual.

En el siglo veinte la emigración alemana al sur brasileño continuó, pero ya no se instalaban estos emigrantes en haciendas agrícolas, sino que se asentaban en núcleos urbanos. Al ser una emigración debida al paro y la pobreza que existía en Alemania, emigraron personas de muy diversa cualificación, obreros, artesanos, profesores etc. A partir de la subida del nazismo al poder, también emigran a Brasil muchos refugiados políticos de izquierdas.

En la próxima entrada continuaremos desarrollando la emigración alemana en Brasil pero centrándonos en este caso en su cultura y en los principales personajes teuto-brasileños.