Los Medios de Comunicación Masiva y la única historia

En un mundo globalizado donde la distancia espacial ha sido suprimida por la velocidad temporal, surge inevitablemente la interrogante sobre el papel del desarrollo tecnológico que ha hecho posible esto y más aún sobre las ventajas e inquietudes a nivel social que esto genera.

La rapidez con la que una noticia da la vuelta a la sociedad partícipe dentro de los Medios de Comunicación Masiva (MCM) en su función como consumidores de bienes informativos y culturales, hace que hoy sepamos qué pasa a miles de kilómetros de distancia y desconocer muchas veces lo que acontece dentro de nuestro entorno próximo. Los MCM han tenido un desarrollo tecnológico increíble y las investigaciones respecto a éstos se han dado específicamente después de la Segunda Guerra mundial; hoy estos medios se caracterizan por ser manejados por grupos privados nacionales y trasnacionales (como la televisión, la radio y la prensa) o en todo caso, que estos grupos suministran los bienes informativos que los MCM nacionales difunden.

France Press, Reuters, American Press y Efe, son agencias de noticias trasnacionales, las cuales proveen de noticias a medios nacionales y no es de sorprendernos que en este hecho se procure una selección informativa sobre lo que se va a difundir y lo que no a partir de una parte del mundo: Occidente.

Esto es importante en la medida en que Europa y Estados Unidos son los encargados de seleccionar, crear y difundir bienes informativos que, de acuerdo con las teorías comunicativas como la del gatekeeper muestran un sesgo a partir de la selección de lo que vale la pena ser difundido; y no sólo lo que debe ser difundido, sino el cómo debe ser creado.  Y es que las agencias informativas, sean nacionales o no, seleccionan, crean y difunden su ‘línea’ ideológica que impregnan en sus productos revestidos de neutralidad y objetividad informativa.

¿Qué implicaciones tienen esta idea? Tiene muchas implicaciones y una de ellas es muy bien explicada por Chimamanda Adichie en la plática que da y la cual puede ser consultada en el link que se anexa. Vivimos en un mundo que percibimos a través de la experiencia que adquirimos a lo largo de nuestra vida, pero también conocemos a través de lo que nos dicen, de las experiencias de los otros, de la información y tips que nos dan para afrontar un hecho o una situación nueva o distante, espacial y temporalmente hablando. El caso de la información entra en este conjunto de elementos externos a nuestra experiencia que aceptamos, ¿qué sucede? ¿Hasta qué punto esta información nos ayuda y de qué manera influye en nuestra forma de ver, entender y explicar el mundo en el que nos desenvolvemos?

Esas formas de una manera especial van construyendo en nosotros estereotipos que sólo cuestionamos cuando pasamos de la información a la realidad de la que se informa. Sólo en ese momento se rompe la ‘historia única’, como lo menciona Chimamanda, para dar paso a las otras historias.