Gazpacheando (I)

Cuando alguien se dispone a escribir lo hace de mil maneras, como empieza o como acaba depende de cada letra.

Letra; fin del animal principio del humano.
Humano; se dice del solidario, se dice del belicoso.
Belicoso; úrsido uniformado y armado.
Armado; de vergüenza aquel que dispara al otro lado.
Lado; ¿Cuál? El que mejor me venga.
Venga; a nosotros tu reino, a vosotras la sumisión.
Su-misión; condenar la leyenda, asumir nuestro perdón.
Perdón; el que deba tener, el que tengo para ti.
Ti, riri pa mi.
Mi, me, conmigo y después YO.
Yo, deseo querer poder tener todo lo que desees, todo lo que quieras, todo lo que no puedas.
Puedas, o no, no lo sabrás hasta que lo termines.
Termines, cuando ocurra no ha de importar.
Importar, pa’dentro.
Pa’dentro, de un rato, habrá pasado el tiempo.
Tiempo; tic-tac que viene; tic-tac que va.
Va; de aquí allí, de lo contrario sería viene.
Vi-ene; en No ni ná.
, al principio la fue.
Fue, mágico mientras duró.
Duró, lo que perece, pues no durará tanto.
Tanto, monta monta tanto, si claro, lo mismo es montar a caballo que caballo te monte.
Monte, Olimpo; terreno de Dioses piadosos, nos dejaron a nosotros el resto.
Resto, lo que queda, lo que deja, lo que sobra, de lo que es.
Es, si bien pudiera haber sido, siendo que ya es, puede que al momento solo sea lo que pudo haber sido…