Ganó Grecia al miedo y al chantaje

Por Max Murillo Mendoza

El joven líder griego Tsipras dijo en sus primeras declaraciones después de las elecciones griegas: Ganó la democracia al miedo y al chantaje. Más del 60% de apoyo a los líderes valientes y radicales de Grecia, de parte los más pobres y  humildes de aquel pueblo, en contra de los más acomodados y oportunistas de siempre: clase altas y medias de Grecia. Triunfó el sentimiento de la Dignidad griega, sobre los sentimientos de la restauración, del miedo clásico, de siempre ser dependientes de los patrones del norte, de siempre ser los mendigos de las migajas neoliberales. Ganó la democracia sobre los tecnicismos burócratas de los ministerios europeos, que son los sabios de la economía pragmática y de negocios. Ganó la dignidad de quiénes están terriblemente golpeados y hambrientos; pero que son los verdaderos dueños de la palabra y la democracia.

Los ataques furibundos de la prensa mundial, y los políticos del sistema de saqueo y expoliación gringa, que en estos días amenazaron abiertamente al pueblo griego de que si se oponían a los patrones del norte, pues recibirían castigos del sistema, han sido respondidos por la palabra de la dignidad democrática del pueblo griego. Y ese empute democrático del pueblo griego es por demás emblemático, porque se enfrenta a todo el poder de los señoriales del sistema económico neoliberal europeo, que por supuesto no se quedarán de manos cruzadas ni tranquilas, que reaccionarán para defender los bolsillos de los oligarcas y dueños de los bancos expoliadores. En estos momentos esos personajes poderosos ya están en movimiento, en reuniones y consultas diplomáticas para responder desde sus intereses al pueblo griego. Pero los griegos ya hablaron y opinaron con contundencia en las urnas, democracia que ellos inventaron hace más de 2.000 años.

Es al menos una esperanza esta respuesta griega, en medio de tanta sarta de mentiras y mediocridades de los políticos del sistema, arrodillados y acostumbrados a las migajas del sistema, como los socialistas europeos más papistas que el Papa. Es una esperanza en medio de tanta mediocridad y ceguera de las cúpulas socialistas del mundo, que no tienen la puta idea de lo que está sucediendo en el mundo. Y que son ellos mismos como dizque socialistas, los primeros en entregarse románticamente al sistema financiero gringo. No importa lo que suceda mañana, y pasado mañana. Los señores del poder reaccionarán, porque esa esa es también la rueda de la historia. Lo que importa es esta enseñanza del pueblo griego, que es preferible apostar a la dignidad, que seguir arrodillados a los negocios de las finanzas gringas. Que poco les importa la pobreza y la humillación cotidiana de millones de seres humanos, resultado de las políticas y los negocios a gran escala de los más ricos de este mundo.

Me arrodillo ante el pueblo griego. La historia puede nomás darnos lecciones en la esquina menos esperada. Personalmente había desahuciado hace muchos años al pensamiento occidental; y entonces aparecen otra vez enseñanzas y lecciones de aquel  pueblo precisamente inventor de la democracia y la filosofía occidental, que no está dispuesta a ser sirviente de los más oscuros intereses occidentales, que han prostituido a la democracia para utilizarla en sus intereses comerciales, no en los intereses de las mayorías y de sus pueblos. Ese rescate de la democracia y del sentido de la democracia es muy importante, demasiado importante en un momento opaco y mediocre de la historia europea, que en nada aportan a los acontecimientos cruciales del mundo. Los europeos se han vuelto en ovejas y monjes obedientes del sistema más cruel e inhumano de las finanzas bancarias. Sus cúpulas socialistas y traidoras están desmontando sus Estados del bienestar, que han sido conquistas de siglos de luchas y sacrificios; pero que hoy, esas cúpulas traidoras consideran que son “gastos no necesarios y no productivos”. Y en nombre de la productividad han destruido países enteros, sociedades enteras y vidas humanas condenadas a las más indignas condiciones de vida.

Gloria y honor al pueblo griego. Mueran los traidores socialistas e izquierdistas del sistema financiero mundial.

La Paz, 5 de julio de 2015.