El cine indígena como colonialidad y resistencia

En el cine históricamente el indígena se nos presenta como un sujeto unitario, ahistórico, sin agenciamiento social, colocado en la esfera de lo mítico. Se reivindica al indio de antaño, como símbolo del heroísmo constitutivo de nuestro mestizaje cultural, pero el de hoy es negado, silenciado y exotizado. Los indígenas sólo existen en el cine enmarcados en la Conquista y en la Colonia (Castells, 2003), configurado un determinado estatuto de representación (Gómez, 2001), en que se reproduce un proceso colonizador; pero al mismo tiempo puede convertirse en una estrategia de resistencia desde su reapropiación cultural y social, dando un uso a la ficción de manera subversiva.

¿Cine indígena?

Ante la necesidad de crear un cine cercano a los propios referentes articuladores de los pueblos indígenas, hacia la década de los setenta, se da paso a un cine indígena que cuestiona el poder semiótico de la hegemonía blanca-mestiza (Romero, 2010). Para referirse a este momento, Claudine Cyr (2012) se apropia del concepto de “soberanía audiovisual” para narrar el paso del cine sobre indígenas en su condición de “objeto etnográfico” a la formación de cineastas indígenas, en que la polifonía, el compromiso  de realizadores y realizadores con la realidad comunitaria, el papel de la comunidad en el proceso de producción, devienen en dimensiones estéticas y políticas.

La soberanía visual es entendida como el poder de crear y tener control, apropiación y difusión de sus propias representaciones. Se explicitan los usos políticos del cine indígena y la cámara como testigo, en el marco de una resistencia en contra de la usurpación de la historia a través de la afirmación de una autonomía cultural y política (Cyr, 2012).

Cine indígena en Perú y Bolivia

Hablar de cine indígena en ambos países, es referirnos a un campo heterogéneo, que aborda tanto producciones sobre temática indígena hasta experiencias fílmicas pensadas desde lo indígena (aunque todavía esto más bien ha acontecido en el ámbito del documental).

kukuliPara el caso peruano, la Escuela de Cusco será la encargada de diversas producciones (Bustamante, 2004), destacando la película Kukuli (1961), de los directores Nishiyama, Figueroa y Villanueva, correspondiendo al primer largometraje de habla quechua, en que se narra la historia de la pastora Kukuli, que parte a la ciudad de Paucartambo para la festividad de la Virgen.  En el camino es violentada sexualmente por Alako, de quien luego se enamora.

Hacia la década del setenta, se crea el grupo Chaski, principal referente del cine indígena y social, que se define como un colectivo comunicacional interdisciplinario desde un fuerte compromiso político con los grupos subalternos, siendo su principal fin representar los conflictos, las tensiones de la realidad peruana (Santiváñez, 2010).

En los ochenta el cine indígena se incorpora a una lógica más de mercado, contando con grandes producciones cinematográficas, aunque se mantienen las temáticas sociales como eje. Aparecen películas como La boca del lobo (1988, de Francisco Lombardi), que recrean la matanza de campesinos quechuas por parte de miembros del ejército, en pleno período de presencia de Sendero Luminoso en el altiplano.

En esta misma línea, hacia el 2000, nos madeinusa-2006-31-gencontramos con producciones como Madeinusa (2006), La Teta Asustada (2009), ambas de Claudia Llosa, y Marcados por el destino (2009), de Oscar González, las cuales reflejan la internacionalización de la temática indígena dentro de un cine de consumo masivo. De hecho, La Teta Asustada será parte de la competencia a mejor película extranjera en los premios Oscar.

Para el caso boliviano, en los años sesenta, se inaugura un cine de corte más político, acorde a las reivindicaciones sociales de la época, destacando las producciones de Jorge Sanjinés con su obra Ukamau (1966), hablada en aymara, la cual trata sobre la venganza de un campesino por el asesinato de su esposa, y Yawar Mallku (1969), que aborda el conflicto social por la labor médica de control de natalidad por parte de los EEUU en zonas del altiplano.

nc1En 1989 Sanjinés se posiciona nuevamente en el cine boliviano con La Nación Clandestina (Bustamante, 2004), película que marca el inicio de una nueva modalidad de cine, desde el uso del plano secuencial integral como técnica de apropiación de la temporalidad andina.  Trece años después, Sanjinés reaparecerá con una mega-producción, Insurgentes (2012), donde se narran las diversas gestas de dirigentes indígenas en la historia boliviana, por su emancipación, incluyendo la experiencia de los gobiernos de Evo Morales, por lo que muchos críticos consideraron esta película como un medio de propaganda del actual gobierno.

Sin duda que este breve panorama sobre el cine indígena en ambos países da cuenta de diversas miradas, desde un cine de corte más indigenista, hasta la integración de las propias prácticas discursivas de los indígenas.

Bibliografía

Bustamante, Emilio (2004). Retratos de familia. El cine en los países andinos. En Revista de Artes y Letras Hueso Húmero, número 44, Lima.

Castells, Antoni (2003). Cine indígena y resistencia cultural. En Revista Latinoamericana de Comunicación Chasqui, número 84, Quito.

Cyr, Claudine (2012). De “objeto etnográfico a cineasta indígena. Panorama del cine indígena en el continente americano. En  GIRA,7.
Disponible en: https://pt.scribd.com/document/331918628/De-objeto-etnografico-a-cineasta-indigena-Panorama-del-cine-indigena-en-el-continente-americano

Gómez, Francisco Javier (2001). Cine e indigenismo: la imagen externa. Tarahumara (Lusi Alcoriza, 1964). En Julio Calvo, Contacto interlingüístico e intercultural en el mundo hispano, vol. 2, Valencia.

Romero, Karolina del Rosario (2010). El cine de los otros: la representación de lo “indígena” en el cine documental ecuatoriano. Tesis para obtener el título de Maestría en Ciencias Sociales con mención en Comunicación, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Ecuador, Quito.

Santiváñez, Stella del Rocío (2010). La generación del 60 y el cine del grupo Chaski. En Debates en Sociología, número 35, pp. 95-106, Lima.

Películas por orden cronológico

  1. Kukuli (1961, Perú): Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=1f_y8rTLou8.
  2. Ukamau (1966, Bolivia): Ver en:
  3. Yawar Mallku (1969, Bolivia): Ver en:
  4. La boca del lobo (1988, Perú): Ver en: 
  5. La nación clandestina (1989, Bolivia): Ver en:
  6. Madeinusa (2006, Perú): Ver en:
  7. La teta asustada (2009, Perú) Ver en:
  8. Marcados por el destino (2009, Perú) Ver en:
  9. Insurgentes (2012, Bolivia): Ver en: