Drones y la conquista del cielo desde tu dispositivo móvil

¿Un juguete de moda, un arma letal, o una oportunidad para acortar distancias? Su creación estuvo relacionada directamente con los enfrentamientos armados, sin embargo, a casi una década de su aparición en el ámbito comercial nos preguntamos ¿para quién están creadas realmente estas tecnologías?

Sin duda, hemos entrado a una etapa donde somos testigos de cómo algunas de las compañías tecnológicas más importantes no solamente están creando los desarrollos tecnológicos, sino además, se están posicionando en otro tipo de servicios innovadores, los cuales buscan satisfacer las demandas cada vez más crecientes de los consumidores. Así, en fechas recientes se supo que dos de las empresas globales que dominan el mercado de internet, Google (con el Project Wing) y Amazon (con el Amazon Prime Air), están luchando fuertemente por el mercado de entregas a través de drones.

Entre otros, han provocado un cambio de imagen del mundo y superan de cierta forma nuestra visión limitada a lugares donde no hubiéramos pensado acceder. De esta forma, cada vez más se amplía y diversifica el mercado de consumidores de vehículos no tripulados los cuales muestran una gama de aplicaciones diversas como: en los negocios, la agricultura, la seguridad, el juego y entretenimiento personal, pero además en otras como el periodismo y la creación artística. Sin embargo, no queda duda que la aplicación más polémica ha sido por la cual se creó originalmente, la armamentística.

Hasta ahora, se tienen registros de su utilidad en aspectos como el control de incendios forestales, la geología, la agricultura, la construcción, el análisis de tráfico en las grandes ciudades, entre muchas otras tareas, ya que son relativamente sencillos de operar, no requieren de insumos o combustibles para su operación y no ponen en peligro las vidas de quienes lo pilotean.

Dichas tecnologías han llegado a abaratarse tanto, que el consumo está previsto en billones de dólares en los próximos años. Dos de los temas que se encuentran sobre la mesa y que considero nos compete reflexionar, son por un lado, todo a aquello relacionado con la privacidad personal y por otro, lo relacionado a las regulaciones del espacio aéreo nacional y supranacional.

¿Qué son los drones o aviones no tripulados?

DronesEs una aeronave que vuela sin tripulación humana a bordo y son usados principalmente en aplicaciones militares. Un vehículo aéreo no tripulado, (UAV por siglas en inglés) conocido como VANT, es una aeronave que vuela sin tripulación humana a bordo. Son usados mayormente en aplicaciones militares. También llamados drones, los vehículos aéreos no tripulados que se han establecido como una de las armas especiales de los ejércitos más modernos de la actualidad.

En una primera etapa, este término aludía a aparatos básicamente de uso militar y con aspecto similar al de un avión, por lo que se extendió como alternativa al término procedente del inglés la expresión avión no tripulado, que puede considerarse adecuada en muchos casos. No obstante, en los últimos tiempos han surgido otros vehículos que no guardan apenas semejanza con los aviones. Para ellos pueden emplearse expresiones más genéricas como vehículos aéreos no tripulados o robots voladores, según los casos[1].

Se sabe que el avión no tripulado más antiguo fue desarrollado después de la Primera Guerra Mundial, y se emplearon durante la Segunda Guerra Mundial para entrenar a los operarios de los cañones antiaéreos. No fue sino hasta finales del siglo XX cuando los drones comenzaron a ser operados mediante radio control, con todas las características de autonomía. Existe una amplia variedad de formas, tamaños, configuraciones y características en el diseño de los UAV[2].

Son una de las tecnologías que más destacan y llaman la atención en estos últimos años. Pequeños aparatos voladores no tripulados que pueden ser controlados en forma remota. Al mismo tiempo es un dispositivo que realiza tareas dignas de un espectáculo de ciencia ficción, pero que los sitios donde ya se están utilizando, no son para nada una ficción.

Desarrollados y puestos en servicio hace unos muy pocos años, los drones que conocemos comercialmente (zánganos o aparatos que zumban) pueden ser usados en infinidad de tareas que el humano no puede o no quiere realizar, o simplemente son demasiado peligrosas como la exploración o la limpieza de residuos tóxicos, y como no podía ser de otro modo, para fines bélicos:

Lamentablemente, algo tan práctico, útil e interesante como son los drones, obviamente también pueden ser utilizados para llevar a cabo actos delictivos, tal como ocurrió en Tokio cuando fue encontrado en la terraza de un edificio gubernamental un drone equipado con una cámara y un líquido radioactivo, que si bien no era peligroso para la vida humana, lo cierto es que podría haberlo sido. En este caso, las autoridades explicaron que el hecho fue tomado como una forma de advertencia, dado el potencial de poder hacer daño que tiene un drone utilizado con malas intenciones. Lo ocurrido en Tokio abre un acalorado debate acerca de los límites y las libertades en la utilización de los drones, tanto en forma privada como por parte de las empresas, ya que al no estar regulada la utilización de los mismos, cualquiera con el dinero y el conocimiento necesario puede adquirir un drone, y utilizarlo como mejor le plazca[3].

Drones2La postura del periodista James Nelson nos llama la atención, él afirma que para aquellos quienes llegan a desarrollar y adquirir esta tecnología, las ventajas brindadas son evidentes. Un país dueño de tecnología avanzada (como ésta) se encontrará en condiciones de librar una guerra sin exponer a sus propios soldados a riesgo alguno, ahorrando así al gobierno los costos políticos que le supondría la reacción acaso hostil de los familiares de los muertos o gravemente heridos en combate: “hasta hace menos de un siglo, la pérdida de decenas de miles de soldados en el campo de batalla era algo visto como normal; merced a la proliferación reciente de medios de comunicación instantánea audiovisuales, que su ves en la actualidad la muerte de diez soldados, cada uno con su biografía personal, puede ser suficiente como para desatar una crisis política de grandes proporciones”[4].

Vuelo en primera persona

FPV por sus siglas en inglés para First Person View[5] se refiere al vuelo con cámara abordo usualmente montada al frente o nariz del avión de tamaño real o a escala, este tipo de vuelo se ha vuelto muy popular porque nos da una sensación de estar pilotando desde la misma cabina sin los riesgos y costos que implica volar en un avión. Existen dos modalidades en este tipo de vuelo, una con cámara abordo y grabadora de video que normalmente viene integrado en un mismo paquete y el vuelo con cámara abordo y transmisión en tiempo real de la imagen que la videocámara capta. La manera más común para usar drones en el presente es para hacer fotografías y películas con tomas aéreas. Con todo ello, ya muchas compañías de producción las están usando como una manera relativamente económica de realizar una serie de tomas desde el cielo.

El cielo en México

Los aviones no tripulados, drones, son un verdadero furor en todo el mundo. Existen una serie de aspectos cruciales como su bajo costo, una amplia disponibilidad y pocos requerimientos técnicos para su manipulación, lo cual hacen de estos aparatos un pasatiempo muy popular aunque para muchos peligrosos. Tal es el caso, que en México donde las autoridades competentes en la materia buscan crear las normativas necesarias para regular su uso en ciertos espacios:

Hoy en día, los vehículos aéreos no tripulados, mejor conocidos como drones, se han vuelto sumamente populares, tanto que se predice que el mercado comercial de drones será superior a 5.100 millones de dólares para el 2019. En México, se ha visto un crecimiento exponencial en la compra y venta de estas aeronaves. Incluso ya existe una escuela, Drone Academy y La Dirección General de Aeronáutica Civil, por sus siglas DGAC, ha tenido que adaptarse para regular el uso de los Sistemas de Aeronave Pilotada a Distancia. Muchos mexicanos que ya tienen drones aún desconocen los requisitos planteados por la DGAC, esta instancia aun no emite licencias ni un número de horas de vuelo mínimas para poder pilotear estas aeronaves. La mayoría de las aeronaves no tripuladas ya cuentan con GPS y una cámara que transmite en directo lo que está grabando. Estas herramientas han ayudado a los drones a monitorear animales en peligro de extinción, prevenir incendios forestales e incluso se han usado para búsqueda y rescate de personas; pero esto es sólo el inicio. Pero el mundo de los drones está creciendo muy rápido, incluso más rápido que las mismas reformas en el país. Existe todo un mundo que está creciendo sobre el uso de estos robots no tripulados, pero sin duda son muchísimas más las aplicaciones que aún hay por descubrir[6].

La regulación en su uso

El Departamento de Transporte de Estados Unidos y la Administración Federal de Aviación, será necesario que los aficionados de aviones no tripulados registran su avión. De esta forma, se requerirán los aficionados con aviones no tripulados para registrar sus aviones con el gobierno federal o enfrentar sanciones no especificadas, el Departamento de Transporte de Estados Unidos y la Administración Federal de Aviación. La nueva norma tiene por objeto ayudar a las autoridades federales a reducir el creciente peligro de drones que vuelan cerca de la policía, bomberos y aviones civiles. Varios pilotos se han quejado de colisiones en el aire cerca, lo que podría, en teoría, causar un accidente grave.

Pero las nuevas normas también están obligados a alterar los aficionados de aviones no tripulados que tienen, hasta ahora, sido en gran parte libre de comprar y operar aviones no tripulados de forma anónima. Exigir que se registren sus drones se supone que sea más fácil identificar a las personas que vuelan demasiado cerca de los aviones y operan en áreas restringidas.

Todavía no está claro qué sanciones se enfrentarán a la gente por no registrar sus aviones no tripulados. Las personas que compraron aviones no tripulados en el pasado tendrán que registrarlos como voluntad nuevos propietarios. Antes los operadores de aviones no tripulados solamente comerciales tenían que registrar sus drones con la FAA, ahora los que no consiguen un permiso de vuelo enfrentará penas severas que irían desde los $100.000 hasta los $ 2.000.000[7].

La intención del gobierno es saber exactamente para qué se usan los drones, esto en caso de algún accidente o situación sospechosa, algo que ha proliferado en los últimos meses, como espionaje, o vuelos cercanos a aeropuertos, poniendo en riesgo la seguridad de miles de personas. La idea es empezar cuando antes con dicha regulación, tenerla lista previa a la llegada de la temporada navideña, donde se espera que estas aeronaves sean un regalo recurrente:

Hasta el momento se desconocen los detalles de esta regulación, y muchas personas ya están cuestionando la eficacia de esta regulación, comparándola con la que existe para las armas de fuego y que no ha funcionado del todo bien. Por supuesto hay muchas preguntas en el aire, sobre ésta política, por ejemplo si existirá una clasificación por tipo de drone, los trámites a seguir si se vende el drone a otra persona, o si está regulación afectará a extranjeros que deseen adquirir un drone en los E.U[8].

¿Ficción o realidad?

Drones3La intención de este escrito fue reflexionar de forma breve algunas de las posibilidades reales en la proliferación de éstas tecnologías. No podemos pronosticar, aún, si en cierto momento nos veremos cubiertos por drones en las alturas de las ciudades, los cuales nos seguirán a todos lados, tal y como ya está sucediendo con el uso y de los dispositivos móviles (pequeños robots en nuestros bolsillos totalmente inmersos en nuestras labores cotidianas). Sin embargo, tenemos que reconocer el fuerte potencial de tecnologías como estas, las que sin duda, en un futuro cercano pueden brindar beneficios directos en aspectos cotidianos como en los relacionados a los procesos productivos, la seguridad y el cuidado, así como por supuesto en nuestra propia salud física. Poder ser auxiliados pocos minutos después de un accidente o problema físico, el contar con vigilancia en lugares donde los índices de criminalidad son excesivamente altos, son ciertos indicios del potencial que se puede tener, siempre y cuando, estos pequeños aparatos sean controlados por las “personas adecuadas, en los momentos adecuados”.

Notas

[1] http://www.fundeu.es/recomendacion/dron-adpatacion-al-espanol-de-drone/

[2] http://eleconomista.com.mx/seguridad-publica/2011/03/16/que-son-drones-o-aviones-no-tripulados

[3] http://www.informatica-hoy.com.ar/gadgets/Que-son-drones-sirven.php

[4] http://www.rionegro.com.ar/diario/la-invasion-de-los-drones-887816-9539-nota.aspx

[5] http://rc-saltillo.yolasite.com/fpv-uav/que-significa-fpv-o-uav-

[6] https://actualidad.rt.com/actualidad/188809-juego-drones-mexico-se-lanza

[7] http://fortune.com/2015/10/19/drone-hobbyists-penalties-register-aircraft/

[8] http://www.xataka.com/drones/si-adquieres-un-drone-en-los-estados-unidos-el-gobierno-solicitara-un-registro-especial