Desarticulando discursos de dominación: Foucault y la Educación

Ante la preocupante instalación de los discursos neoliberales en educación y con ello la reducción y transformación de ésta en solo un “bien de consumo”, el cual al transformarse en un objeto más en el mercado, puede ser adquirido con mayores o menores grados de “calidad” de acuerdo al precio que se pague; ante un escenario como este, es indispensable y fundamental contar con las herramientas necesarias para criticar, problematizar y desarticular los discursos que con “pretensión de verdad” buscan naturalizar un único sentido para la educación, que en este caso solo correspondería a una mercancía.

Para poder superar las miradas esencialistas que se pretenden instalar como “verdades incuestionables”, en donde el único sentido legítimo de la educación es entenderla desde la perspectiva del capital humano, dejando fuera  de discusión todos aquellos discursos que buscan rescatar a la educación del asedio neoliberal; es necesario contar con herramientas teóricas y metodológicas que nos permitan evidenciar que estas “verdades” son más que cuestionables y que además forman parte de un complejo entramado de poder, el cual se ha instalado bajo el auspicio de agencias intergubernamentales como el Banco Mundial y la OCDE, las cuales han financiado la privatización de la educación y más importante aún han promovido lógicas empresariales o “gerencialistas” en la escuela, para gestionarlas y organizarlas como si fuesen empresas que compiten entre ellas y que persiguen el lucro (Grinberg, 2015).

Para criticar estos enfoques o miradas respecto a la educación, se encuentran las conceptualizaciones legadas por el pensador francés Michel Foucault (1926-1984), quien nos proporciona por medio de sus obras un conjunto de herramientas teóricas y metodológicas, las que pueden ser entendidas como una “caja de herramientas” para servirnos de ellas con el fin de  cortocircuitar todos aquellos discursos que pretendan instalarse en un campo de estudio determinado como “verdades absolutas”, sobre las cuales no hay posibilidad de crítica o problematización.

Principalmente en su obra “La Arqueología del Saber” (1973), Foucault proporciona una serie de nociones que permiten comprender la naturaleza de los discursos, como objetos de disputa, como campo de batalla de la política, ya que el discurso tiene la potencialidad de crear realidades, de ir más allá del conjunto de signos lingüísticos, sino que en su articulación los discursos, constituyen también formas de razonar el mundo, de crearlo y recrearlo, lo que también es válido para las personas, ya que los discursos también constituyen nuestras subjetividades, es decir, las formas de entendernos a nosotros mismos como sujetos (Ball, 1997).

Sin ir más allá, hoy en el ámbito educacional predominan una serie de discursos tecnocráticos, que provienen del campo de la economía y de la administración, que pretenden bajo una aparente neutralidad, mejorar la “calidad de la educación”, lo que implicaría mejorar la gestión interna de la escuela, lo que sin duda ha aportado en el mejoramiento de la eficiencia en la administración educativa. Este inofensivo y “bien intencionado” discurso, ha encantado a todos los administradores educacionales, ya que se puede gestionar la escuela con menores recursos y optimizar las ganancias, si es que se quiere concebir a la escuela como empresa, sin embargo, no se han examinado en profundidad los efectos de este tipo de “gobierno” en los profesores y estudiantes.

En este sentido, las subjetividades de los profesores y estudiantes han quedado reducidas a las de operarios o técnicos que solo deben transmitir un “manual de instrucciones” para que los alumnos más capacitados de acuerdo a la “selección natural” o selección social (Neodarwinismo) sean los que triunfen en las pruebas estandarizadas (PISA, TIMSS, PIRLS, etc.) y con ello también sean capaces de triunfar en el mercado del trabajo en el futuro.

Ante este escenario no hay una reflexión de la forma violenta y despiadada que se ha proletarizado al profesorado, como tampoco se han evidenciado las formas en las cuales se ha normalizado y estandarizado las subjetividades de los estudiantes, creando sistemas educativos que se han transformado en verdaderos “ghettos” con escuelas privadas de “calidad” para la clase alta y con escuelas vulnerables o en “riesgo social” para la clase baja, escenario en donde además el Estado se ha retirado para observar silente, cómo algún día se mejorará la educación de los más pobres sin “tanto gasto público e intervención estatal”, dejando la educación en manos de privados, encargándose solo de supervisar, controlar y medir a maestros y educandos.

Es evidente que es necesario “desarticular” todos aquellos discursos que pretendan imponerse como verdad, y para ello propongo una (ya que existen múltiples) forma muy eficaz de crítica al neoliberalismo y de los sistemas de saber/poder que imponen sus discursos, es por medio de las nociones conceptuales que proporciona Michel Foucault, herramientas útiles para desnaturalizar las relaciones de violencia simbólica y de dominación que se dan en el día a día en las aulas. Crítica muy valiosa y más necesaria que nunca, ya que las escuelas hoy en día se han convertido en verdaderos “laboratorios” en donde ocurren procesos de subjetivación forzada y dolorosa por parte de los docentes (Rojas y Leyton, 2014). No obstante, lo más preocupante aún es la forma en que los estudiantes son entendidos solo como consumidores pasivos de conocimiento, acríticos, ávidos de formar parte de una masa de trabajadores cuyos cuerpos dóciles y obedientes se sumen al engranaje neoliberal para hacer circular el capital y con ello perpetuar el sistema de explotación y reproducción de desigualdades que actualmente impera en nuestros países que conforman Iberoamérica.

Referencias:

Ball, S. (1997). Foucault y la educación. Disciplinas y Saber. Ediciones Morata: Madrid.

Foucault, M. (1973). La Arqueología del saber. Siglo XXI: Buenos Aires.

Grinberg, S. (2015). Dispositivos pedagógicos, gubernamentalidad y pobreza urbana en tiempos gerenciales. Un estudio en la cotidianeidad de las escuelas. Propuesta educativa, 43 (1), 123 – 130. Disponible en: http://www.scielo.org.ar/pdf/pe/n43/n43a12.pdf

Rojas, M. y Leyton, D. (2014). La nueva subjetividad docente. Construcción de subjetividades docentes en los inicios de la implementación de la Subvención Escolar Preferencial en Chile. Estudios Pedagógicos, 40 (1), 205 – 221. Disponible en: http://www.scielo.cl/pdf/estped/v40nEspecial/art12.pdf