Cartografía: El secreto del tamaño del mundo en manos de un genovés

¿Qué suponemos que hizo Colón desde el 12 de agosto cuando desembarcaron? ¿Tomarse unas merecidas vacaciones en la misma Maspalomas de Gran Canaria como hacemos nosotros cada año? Lo más probable es que no. ¿Y por qué no si no tenían nada más que hacer aparte de arreglar la Pinta y “hacer la aguada” para tan largo viaje? Porque pensamos que consideraba mucho más interesante observar los secretos del mundo que llevaba consigo, los mapas que confirmaban su teoría de que se podía alcanzar Oriente por Occidente en poco tiempo debido al tamaño reducido de la Tierra.

Y en este caso nos planteamos, ¿a quién se le ocurrió semejante idea para plasmarla en un mapa y hacer creer al resto de personas seleccionadas ( no podemos hablar de generaciones porque estaríamos dando por hecho que esta ciencia tan ocultista estaba al alcance de todos) venideras que la tierra tenía un tamaño específico y no otro?

Pues fue ni más ni menos que el alejandrino Claudio Ptolomeo. Él inventó las medidas de la Tierra que Cristóbal Colón utilizó en su viaje en 1492. Pero no sólo Cristóbal Colón creía en ello, sino toooda la ciencia de la Edad Media. ¿Y de dónde salió esa teoría? Pues ni más ni menos que del saber clásico griego. Todos sabemos que en aquella época el saber de los griegos, los cuales dominaban parte de los saberes que estudiamos hoy en día, tenían a grandes autores cuyas teorías circulaban entre los eruditos. Es el caso de Aristóteles. ¿A que este personaje te suena más? Y te preguntas ¿Aristóteles hizo un viaje para crear su teoría y justificarla?

Pues a decir verdad, no lo sabemos. Pero sí sabemos que influyó en teorías griegas posteriores como la de Eratóstenes, quien sí demostrará la teoría recogida. ¿Cómo? Mediante las matemáticas. Eratóstenes sabía que el sol penetraba en un pozo situado en el Ecuador el 21 de junio sin hacer sombra y  que en Alejandría si lo hacía el mismo día a la misma hora.

Eratóstenes afirmó así  que la Tierra es redonda y que el ángulo formado por la prolongación de estos dos puntos hasta el centro de la tierra era de 7º o una cincuentava parte de la esfera terrestre. Por tanto, la Tierra debía tener 350º. Bastante acertado para la época, ¿no creéis?

Sin embargo, a Ptolomeo, cuando le llegó esta información no le debió gustar mucho y decidió crear su propia medida de la Tierra. ¿Cómo lo hizo? Bien, sabemos que Ptolomeo era un fan de localizar geográficamente con latitudes y longitudes ciudades del mundo, de ahí su “Almagestum”

En los capítulos 11-18 de esta obra critica el saber de eruditos griegos como Eratóstenes o Marino de Tiro y afirma que la Latitud de una cifra o cantidad de 87º grados, correspondiente a la distancia comprendida desde Tule hasta el cabo Praxum, al Sur del Ecuador, a 16º 1/3. Por otro lado, debido a la dificultad que se tenía en la época de conocer la Longitud, da una cifra de  225º para toda la Tierra, siguiendo a Marino de Tiro, dividida en dos partes: la primera desde Las Canarias al paso del Eufrates y la segunda de este paso hasta Sera, Sinae y Catigara, alargando en exceso esta parte.

Como dibujar la Tierra sobre un mapa con forma esférica era muy difícil, Ptolomeo planteó la forma que ha llegado hasta nuestros días o los “Ptolomeos”. Esta forma se caracterizaba por tener forma cónica sobre los paralelos de Tule y Rodas.

Mapamundi de Ptolomeo del Vaticano
Mapamundi de Ptolomeo del Vaticano

Esta figura fue la que se reprodujo durante toda la Edad Media, mapa que Cristóbal Colón quizás conociese una vez casado en Portugal con Felipa Moniz ya que su suegro poseía una gran cantidad de conocimientos, instrumentos, libros (algunos nombrados en el post anterior) y mapas de las ciencias del mar de la época.

Que conociese el mapamundi o no en ese contexto no estamos seguros al 100% pero sí pensamos que la idea de Cristóbal Colón sobre las distancias que separaban los continentes que se conocían en el siglo XV estaba basada en las distancias dadas por Ptolomeo y no por Eratóstenes, teoría que caería con el paso del tiempo.