Bullying político

De los males más conocidos, la violencia y el odio, y de los más naturalizados, la violencia simbólica. Pareciera que logramos transformar la capacidad creativa de los seres humanos en sofisticadas formas de violencia que se expresan de maneras poco visibles y que son “socialmente” aceptadas. También es de sospechar, que estas maneras de relacionarse y de ejercer control de unos sobre otros, es posiblemente la forma más fácil que hemos encontrado para canalizar el miedo a lo diferente, al otro, a lo nuevo y al cambio entre muchos otros activadores de los temores sociales. Como una forma de compensar el repudio y la censura a la violencia más...

Más política y menos poder

Si entendemos la política en su sentido más amplio, tendríamos que apostar por esta actividad noble que mueve a los grupos humanos a decidir, a presionar y a participar en la toma de decisiones de una sociedad, para garantizar una distribución equitativa de los recursos materiales y simbólicos así como el acceso a los espacios y a la representación democrática. El poder por sí mismo no hace bien a nadie. Esa depredadora necesidad de dominar, de influenciar al otro para controlar y saciar la sed de poder, que pareciera residir en la naturaleza humana, no deja de atravesarse en los caminos de quienes se esfuerzan por construir proyectos políticos...