Alejandro Von Humboldt – Los Grandres Olvidados nº3

Desde que tuve en mente la idea de realizar una sección periódica en este blog que contara brevemente la vida de personajes importantes en América que habían sido olvidados o que eran desconocidos en su mayoría por el gran público, sabía que nuestro próximo personaje engrosaría la lista de entradas más pronto que tarde. Y es que Alexandre (Alejandro) Von Humboldt (nacido en Berlín el 14 de Septiembre de 1769 y fallecido en la misma ciudad el 6 de Mayo de 1859) es considerado el Padre de la Geografía Moderna Universal y uno de los grandes exploradores del continente Americano y sin embargo es una de las grandes figuras de la Historia más desconocida a nivel mundial, y más aún es la actual Alemania, aunque desde hace años se está potenciando los movimientos culturales sobre su figura en su país de nacimiento.

humboldt

 

Los primeros años de la vida de Alejandro se desarrollaron en el seno de una familia muy acomodada. Su padre, Alexander Georg von Humboldt era un oficial del ejército prusiano y su madre Marie Elizabeth von Hollwege heredó una fortuna de su matrimonio anterior. Recibió formación en el castillo de Tegel cerca de Berlín. Ya desde la adolescencia Alejandro tuvo la intención de emular a su padre en la carrera militar aunque fue siempre desaconsejado por su familia, la cual sí quería que consiguiera un puesto dentro de la estructura de gobierno del Estado prusiano, pero con menos riesgo para su integridad física que el ejército.  Finalmente Alejandro estudió en la Escuela de Minas de Friburgo y consiguió un puesto como funcionario del Estado.

Su primer viaje ocurrió en el año 1790 donde llegó a Holanda a través de la cuenca del Rhin, para posteriormente conocer Inglaterra. Ese primer viaje fue muy importante para nuestro protagonista, ya que en él descubrió nuevos países y lugares y esto hizo que en el joven aflorara un gran gusto por la exploración y la aventura.

Pero fue el año 1796 cuando la vida de Alejandro cambió para siempre. Su madre falleció y el, heredando la fortuna de su madre, decidió dejar su puesto de funcionario y dedicarse a la exploración del Mundo. Inicialmente viajó a París y su proyecto era viajar por África, pero este proyecto finalmente no pudo llevarse a cabo por lo que cambió de planes y decidió finalmente viajar a Sudamérica y Centroamérica.

Humboldt partió junto con el naturalista y botánico francés Amié Bonpland desde el puerto de La Coruña el 5 de Junio de 1799 llegando dos semanas después a las Islas Canarias, donde subieron hacia el cráter del volcán Teide. Desde Las Canarias la expedición tenía la intención de desembarcar en La Habana y en Méjico, pero una epidemia de fiebre tifoidea hizo que el barco finalmente tocara tierra en la costa este de Venezuela el 16 de Julio. Humboldt en los primeros meses en Venezuela realiza exploraciones de varios lugares del este venezolano en solitario llegando al puerto de La Guaira el día 20 de Noviembre desde donde partió rumbo a Caracas. Una vez allí se rencuentra con Bonpland y ambos naturalistas comienzan por explorar los alrededores de la ciudad y subieron hacia el Cerro el Ávila. De ahí marcharon hacia los valles del Tuy y Aragua. Al terminar la exploración de estos valles se marcharon hacia los llanos centrales para posteriormente dirigirse hacia la Guayana venezolana en donde exploraron los pueblos misioneros hasta llegar al río Orinoco el cual navegan, sobre todo el afluente Casiquiare que comunica las cuencas del Orinoco y el Amazonas.

Viaje-1

Esta expedición se ocupa del estudio de recursos naturales, como la flora o la fauna, así como la observación de las costumbres de los indígenas del lugar.

Una vez terminada la exploración de la actual Venezuela, nuestro protagonista decidió viajar hacia Bogotá y explorar Colombia, pero en una travesía que le llevaría primero a Cuba. De este viaje por el Caribe Humboldt se refiere de la siguiente manera: “Desde que el perfeccionamiento del arte de la navegación y la creciente actividad comercial de los pueblos ha acercado las costas de ambos continentes, desde que La Habana, Río de Janeiro y Senegal casi no nos parecen sitios más lejanos que Cádiz, Esmirna o los pueblos del Báltico, una duda al querer atraer la atención del lector hacia una travesía desde las costas de Caracas hasta la isla de Cuba. El Mar de las Antillas es hoy tan conocido como el Mediterráneo “.

Una vez llegado a Bogotá, Humboldt decide viajar hasta Quito cruzando los Andes. Llega a la capital actual de Ecuador en el año 1802 y es recibido por varios nobles locales. El hijo de uno de ellos, Carlos de Montúfar, se le une en la expedición y juntos suben a varias cumbres andinas, destacando principalmente las cumbres de Chimborazo,  la cima nevada más alta de Ecuador, además de subir al volcán Cayambe y al volcán Pichincha. Además de todo lo relacionado con la botánica, Humboldt estuvo muy interesado por el estudio de la cultura Inca y de sus restos arqueológicos, destacando su visita al complejo arqueológico de Ingapirca.

Humboldt-Bonpland_Chimborazo

Tras terminar sus estudios sobre la naturaleza de Ecuador, Humboldt decide viajar hacia Nueva España, actual Méjico.  Realiza un viaje desde Guayaquil hasta Acapulco acompañado por Aimé y por Carlos de Montúfar, gracias a que el padre de este pagó una elevada suma a Humboldt para que la manutención de su hijo. Llegaron a Acapulco el 22 de Marzo de 1803. Primero Humboldt exploró durante una semana  los alrededores de Acapulco para luego viajar hasta Ciudad de Méjico, llegando a la capital de Méjico el 12 de Abril. Allí, nuestros expedicionarios se dedican a observar y estudiar la cultura Azteca. Humboldt consigue descifrar el Calendario Azteca o Piedra del Sol. Además realizan varias visitas a algunas minas como la de Pachuca o la de Guanajuato entre otros.

Tras estar alrededor de ocho meses en la zona de Ciudad de Méjico, nuestros expedicionarios viajaron hacia Veracruz a finales de Enero de 1804. En esta ciudad estuvieron desde el 18 de Febrero hasta el 7 de Marzo, con el objetivo principal de medir y estudiar varios volcanes, especialmente el Popocatépelt y el Iztaccíhuati.

Para concluir su viaje Humboldt decidió viajar a Los Estados Unidos previa escala nuevamente en La Habana. La fama que había adquirido en los cinco años que llevaba en América fue enorme e hizo que fuera recibido durante tres semanas por el Presidente Thomas Jefferson, el cual quiso tener una copia de todos los mapas que Humboldt hizo en los Estados Unidos.

AvHumboldts_Americatravel_map_en.svg

El viaje de Humboldt por América termina en Agosto de 1804 cuando vuelve a París con una cantidad increíble de documentación científica sobre flora, fauna, montañas, volcanes y mapas. Desde su vuelta hasta el año 1827 estuvo viviendo en París estudiando a fondo, clasificando y publicando todo lo recogido en Sudamérica, en treinta volúmenes, que tienen como título “Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente”. Aunque la intención de Humboldt fue siempre la de realizar un amplio viaje en Asia parecido al que realizó en América, este nunca se realizó.

En el año 1827 Humboldt deja París y se instala definitivamente en Berlín hasta su fallecimiento en 1859, debido a que es nombrado Chamberlán del rey de Prusia, siendo uno de sus consejeros más importantes y realizando múltiples misiones diplomáticas.  Además realizó una expedición a la parte rusa de Asia en 1829 por encargo del zar, para visitar y explorar la región de Dzhugaria, en la frontera con China, y la cordillera del Altái, en Asia Central. Su principal aportación en los últimos años de su vida fue la redacción de la obra Cosmos, una visión global de la estructura del Universo.

Múltiples y valiosas son las aportaciones que Alejandro Von Humboldt ha dejado a la Ciencia Moderna. Desarrolló la Geofísica, la Sismología y las bases de la Geografía Física. Realizó estudios amplísimos sobre las montañas y los volcanes realizando mediciones exactas de su altura, así como grandes tratados sobre la fauna y la flora y mapas exactos sobre la geografía americana.  Su aportación más conocida en nuestros días es el descubrimiento de la corriente que lleva su nombre en las costas del Pacífico de Chile y Perú. Humboldt observó que en ciertas partes del año la corriente que sube desde el sur del Continente americano hacia el norte es más fría.

En la próxima entrega será un poco especial, ya que nos saldremos de lo propiamente histórico para meternos en el terreno médico. Nos referimos al Escorbuto, la “enfermedad de los marineros”,  de una enorme mortandad en la Edad Moderna.